Sigue por correo los nuevos artículos

viernes, 27 de julio de 2012

Frente Democrático de Izquierdas y anticapitalista


                 Un “Frente Democrático de Izquierdas y anticapitalista "Sería deseable desde  el prisma de acumular fuerzas  en torno a unos postulados mínimos básicos  y  a un objetivo estratégico común y también básico. Factores  que serían asumido  por las dispersas y   abundantes partidos, organizaciones, colectivos, fórum, e  infinidad de gente solitaria concienciada y desengaña   desaprovechada pero con voluntad de hacer algo positivo por su país, que andan deambulando por ahí en espera  de que algún día, para desespero del Sistema,  llegue  la cordura en forma de frente o alguna tipo de organización que recoja  de forma combativa  a todas esas energías dispersas.

              Pero con anterioridad a esa  unidad de las “izquierdas” y  “anticapitalistas” es necesario clarificar estos conceptos. Estos dos conceptos, en estos tiempos ya no son lo que eran. El propio Sistema, los ha desprovisto de su auténtico significado para convertirse en términos  políticos cargados de ambigüedad y confusión

           El término” Izquierda “como definición  genérica, debemos considerarlo obsoleto, corrompido y desnaturalizado   que  se prestan a la confusión. La terminología para definir los campos y la frontera  de la lucha de clases deben de ser más concretos  y definitorios , Tal y como lo afirma la dirección  del KKE griego  ( partido comunista griego)  los términos de “derecha” “ izquierda” y “centro” no corresponden  ya  a una realidad conceptual   concreta de cada país, porque han sido devaluados y manipulados ante la opinión pública y esta  puede ser objeto de confusión.

           Debemos definir a las fuerzas en litigio con una terminología más actualizada y rigurosa que no dé lugar a ambigüedades  y confusión.  Y la formula, tal y como el KKE lo hace, puede ser  definiendo a las partes como;  Anti sistema” y” Pro sistema” que es lo mismo que, rupturistas con el Estado establecido o  vinculados  con el Estado.  las definiciones deberían ser, radicales sin términos  medios. Y es lo que está pidiendo la coyuntura en la que estamos inmersos.

             Y en cuanto al término  “anticapitalista”también puede  prestarse  a  la ambigüedad y  confusión. Porque tampoco son coherentes con un presunto “anticapitalismo” determinados partidos que se autodenominan  socialistas  o comunistas y luego participan de forma activa en sus mecanismos institucionales  legitimando y apuntalando el propio sistema capitalista, Incluso hay quien se autodefine “Izquierda Anticapitalista” y no deja de ser un brazo intoxicado de la OTAN.

         Va ser imprescindible  clarificar una nueva  terminología  revolucionaria, de acuerdo a las nuevas circunstancias y  tiempos de confusión. Y esta  nueva terminología, también va ser imprescindible  para marcar y despejar el camino y también para construir el nuevo vehículo (frente) y quienes van a ir en él. Tareas que aún están por hacer.

          Este es un debate que debería abrirse ya, ya entre los que nos llamamos de  “izquierdas”. Antes de definir una concepto debemos definir su contenido.  Por pragmatismo y coherencia revolucionaria. Para evitar  infiltraciones, fracasos y  pérdidas de tiempo en discusiones estériles.

            Se me ocurre , solo a nivel de aportación al debate ,que para crear ese  Frente o plataforma de coincidencia, los puntos de unión podrían ser ,emulando al KKE  griego,  hacer una división política de acuerdo al posicionamiento de las fuerzas políticas en el Estado español en litigio; en “Pro sistema”  y “Anti sistema.”

              “Pro sistema” serian, todos aquellas fuerzas, organizadas  o no, como partido, que con sus actividades políticas contribuyen de hecho al mantenimiento y continuidad del Sistema Monárquico  del Estado español.

             Y serian fuerzas  “anti sistema “por deducción, todas aquellas que  estarían contra el Sistema  Monárquico  neo franquista. Que por deducción  serian fuerzas  pro  III Republicana. Y  con esta  radical definición se  estaría marcada  la raya roja conceptual que separaría a los dos bandos. Y quedaría despejadas las indefiniciones  y ambigüedades que definen hoy a ciertos partidos y sindicatos que dicen ser republicanos pero colaboran y legitimaban al Sistema.

              Alguno se preguntara y  donde encajaría  la coalición  vasca AMAIUR. Pues, teóricamente colabora con el Sistema participando en el,  Pues sin duda alguna en el Frente  “anti sistema”. Porque que nadie dude que su actividad, y sobre todo  la Izquierda  independentista ,lleva décadas una actividad anti sistema porque esta  carcomiendo  uno de los tres pilares fundamentales de este Régimen ; La unidad de España, que junto al  Ejército y la Monarquía , conforman la estabilidad de su  Estado y su Régimen. Y si alguien tiene dudas que se pregunte porque   es atacada y perseguida con tanta saña, el porqué había  sido ilegalizado  SORTU y al legalizarlo recientemente, porque tantas amenazas y tanto control, improcedentes en un estado democrático. Porque ese pánico a que ellos alcancen el Gobierno de la CAV. Porque tanta represión, porque siguen inmovilistas con su política nada ha cambiado en Euskal Erria.etc. etc.

         Las características políticas especiales que conforman el conflicto en las tierras vascas también confieren, formas de actuación diferentes. Y cualquier observados no partidista podrá ver la diferencia cualitativa de un político institucional de BILDU a cualquier otro de los  que denominaríamos “pro sistema” Hay una diferencia en “estar” para aprovecharse del Sistema, que supone legitimarlo y  otra en la de “estar “como plataforma para la  denuncia de su naturaleza  antidemocrática y opresiva   

          En cuanto al crucial tema  del contenido de ese futuro Estado Republicano, es un tema a debatir aunque creo  que  los que nos movemos en esta onda  del activismo  anti sistema se supone que  nuestro objetivo es un Estado clasista y al servicio de las clases trabajadoras, pero este Estado esta por construir y definir. De momento solo tenemos una imagen mental y lejana de sus  características, y en mi opinión , como Atahualpa Yupanqui, pienso que el camino se hace al andar, y se construye  caminando, y esta construcción deberá ser dialéctica, a medida que caminamos iremos recogiendo  los operarios , los materiales, los arquitectos los planos etc etc. .

                Pero es necesario definir los compañeros de viaje y cuál va ser su equipaje.