Sigue por correo los nuevos artículos

miércoles, 16 de diciembre de 2015

VENEZUELA: ¿ Sera viable la revolución socialista con los argumentos de la burguesía ?

Por Beniezu

        A raíz del varapalo electoral del chavismo se han levantado, desde este lado, voces reclamando el respeto “democrático” a los resultados electorales. Algo así como que hay que ser sumisos y reconocer la victoria de la derecha contrarrevolucionaria y permitir que esta arrase con todas las conquistas conseguidas tras 17 años de  luchas y movilizaciones   revolucionarios que han permitido enormes avances  económicos, culturales  y de bienestar  social grandes masas de clases sociales populares , además de  vender el país al imperialismo yanqui que ya prepara sus garras para la depredación de sus riquezas petroleras y aplicar sus planes desoladores del neoliberalismo mas feroz. ¿Sera que esto puede ocurrir por el mero hecho de un prurito burocrático presuntamente democrático? ¿Sera que para hacer la revolución socialista hay que utilizar las reglas las armas y los valores de la  burguesía? Mal andamos si se piensa esta barbaridad.

               El sufragio universal burgués qué duda cabe que es un arma de la burguesía  y esta burguesía  la acepta y alaba cuando el ganador es la propia burguesía , y no hace falta que se explique  aquí que la burguesía venezolana( la de todo el mundo en realidad) se ha estado cagado en su propia democracia, desde el momento en que perdió las primeras elecciones con Chaves  y  ha estado conspirando para recuperar el gobierno empleando los más asquerosos y antidemocráticos métodos para ello, incluido el frustrado golpe de estado.  Es de reflexionar pues que si la propia burguesía, la que creó este concepto de  democracia burguesa,  no cree ni respeta sus postulados como  valores absolutos a respetar, sino más bien como  valores utilitarios y circunstanciales! Ahora me favorece  la defiendo, mañana me perjudica la aplasto ¡esos son los valores “democráticos en los que la burguesía cree.

 

 

              Debemos matizarlo, el concepto de “democracia burguesa” sus valores, no pueden ser  los mismos valores  que los que definen la democracia popular .Los conceptos políticos no son universales pese a que la burguesía se empeñe en ello. Y este axioma  político se entenderá mejor con el ejemplo del concepto de “democracia”porque hay democracias que sirven de maravilla a la burguesía  y sin embargo  perjudican a la inmensa mayoría del pueblo trabajador, y esto induce a pensar, que ese concepto algo tiene de errado. Pues no, no tiene nada de errado tenemos que diferenciar la “democracia burguesa” versus “democracia popular”, son dos  conceptos políticos diferenciados  y antagónicos. La lucha de clases existe por causa del antagonismo de dos clases sociales, luego donde no existe concordia entre clases sociales  nunca podrá haber  identidades ideológicas político sociales comunes sino antagónicas.

            Ambos valores  creados expresamente para satisfacer  las necesidades de cada una de las clases sociales diferenciadas, para  favorecer su expansión y asentamiento como clase dominante tras la toma del poder político, luego por lógica elemental los trabajadores deben implementar su propio concepto de democracia , y solo será aquella democracia  que considere sujetos prioritarios y beneficiarios a la clase trabajadora . Sera democracia popular, aquella democracia que hace beneficiario al pueblo, considerando al pueblo como una comunidad sin clases sociales, sin privilegiados, ahora si el concepto de “ciudadanos”sería coherente. Porque la burguesía, su ideología, nos dice que los valores de sus conceptos son comunes para toda la “ciudadanía” cuando es falsa la existencia de esa presunta “ciudadanía” como una unidad, son dos clases sociales diferentes y antagónicas.
      Así pues la diferencia esencial de una a otra democracia es que la democracia burguesa considera a la sociedad sin clases sociales, todos iguales en derechos y obligaciones, hace abtracción de la realidad de la división de la sociedad en clases, unas poseedoras del capital y de los medios de producción y otra desposeídas de poder económico solo disponen de su fuerza de trabajo para venderla, mal venderla,  al poderoso empresario capitalista. Entre ambas clases sus diferencias son descomunales  sobre todo en intereses económicos y políticos pues la política es el reflejo de lo económico.
         Y si la burguesía ha dicta sus normas y valores democráticos para salvaguardar sus intereses como clase  social es imposible  que estos valores respalden también a los intereses de la clase trabajadora, pues sus intereses son antagónicos. No es muy difícil de entender que las normas que enriquecen al empresario empobrecen al trabajador porque el primero existe y engorda  gracias al segundo.Y esta es la causa por las que la burguesía dicta sus normas, leyes y valores “democráticos” considerando a todos “ciudadanos “pertenecientes a una misma clase social.
              El concepto de  democracia burguesa lo creo la burguesía como un arma utilitaria para defender sus privilegios, es un arma que  no tiene un valor absoluto, es variable dependiendo de las circunstancias, y además como es de su propiedad la modifica y la interpreta a su gusto,  y así aquella  democracia que les ha hecho  perder  el gobierno  se la cargan  simplemente, que es lo que ocurre cuando recurren a las martingalas de  guerras sucias , sabotajes e infinidad de marrullerías  en aquellas áreas  de la economía distribución o producción de mercancías  de primera necesidad que la burguesía controla para crear el caos y el descontento entre la población, a la que consiguen manipular políticamente. No parece que estas prácticas puedan considerarse propias de una democracia ni a tener en cuenta  en el computo de valores democráticos a respetar. Y no hablemos del golpe de estado como  el último recurso de la burguesía para terminar con un poder que unas  izquierdas se lo han arrebatado en liza electoral limpiamente.
           El fascismo es el último recurso de los burgueses cuando ven que su “democracia”  les crea problemas.  Suelen quitarse  su careta de democracia cuando ven peligrar su hegemonía en el poder del Estado, pero eso sí, nunca presentándose como representantes de la burguesía. Que es lo que ha hecho la burguesía venezolana cuando perdía una vez y otra las elecciones ¿acaso las perdía democráticamente, con deportividad democrática? Nada de eso, nunca deja de conspirar y enredar con mil marrullerías para robar el poder perdido en las urnas y además con sus reglas de juego con propia democracia, incluso con un intento de golpe de estado, cagándose en su propia democracia  como un mal perdedor fullero y rastrero.
.
         El fundamento de la ideología dominante burguesa cuando concibe tan solo a una sola clase social ‘’ciudadana’’ lo hace para así ignorar la cruda realidad de las diferencias sociales y escabullirse de  su  absoluta responsabilidad como clase social privilegiada  causante de las penalidades de la clase trabajadora de la cual se nutre tras exprimirla. Y aunque la ignora absolutamente en su relato político, bien que se suele aprovechar de su existencia como “clase social sin derecho a ser reconocida  como es evidente, la ignora totalmente pero eso no es obstáculo para que se beneficie y en exclusividad como la máxima destinataria de sus políticas a costa de los trabajadores.
         La Constitución Bolivariana sí que reconoce la clase social trabajadora, y las minorías étnicas evidenciando en la Carta Magna unos derechos político sociales que son universales y han sido ignorados por la burguesía desde que se consolido como poder político  e infelizmente no tardaremos en ver como se lanzaran  desesperados como carroñeros a borrar y anular  esos derechos, la coyuntura política les es favorable tras haber acaparado la mayoría en la Cámara de representantes. Dependerá de los trabajadores defender esas conquistas pero sería un tremendo error asumir como derrota “democrática” y  permitir sin más que sean barridas todas sus conquistas, pues ese  concepto de “democracia” del cual no cree ni la propia derecha marrullera y golpista aun siendo suyo el invento, y que que los trabajadores sean “más  papistas que el papa” parece una incongruencia revolucionaria.  La metodología de lucha de los trabajadores, la más efectiva y autentica  siempre ha sido la lucha en la calle  siempre bajo parámetros de lucha de clases  la toma de posiciones para la defensa de sus conquistas , las movilizaciones, la lucha directa y organizada  etc. Veremos cuál va ser la deriva de la revolución bolivariana que solo puede ser  solventada por los propios masas revolucionarias
          Para aquellos lectores que no tengan claro los conceptos ideológicos y valores que representan y satisfacen a la burguesía, tales como “democracia”, “libertad”, “igualdad”, “derechos políticos” etc. nunca serán  valores representativos e  iguales a los que representan a los trabajadores como clase social, y me refiero  a su contenido que siempre será radicalmente opuesto y contradictorio. Les recomiendo este monográfico titulado “EL MITO DE LA LLAMADA “DEMOCRACIA” OCCIDENTAL” donde se explica la inexistente  igualdad de intereses  entre la burguesía y los trabajadores, sinomás bien una gran contradicción entre ambas clases sociales, que inevitablemente generan valores  e  intereses contradictorios y antagónicos  cosa que hará que  ambas clases sociales estarán avocadas al inevitable enfrentamiento derivado de la lucha de clases


 



 

viernes, 13 de noviembre de 2015

La “lucha de clases” existe y es el origen de la precariedad laboral y la miseria

 Por beniezu        

             La  vida cotidiana para los trabajadores se manifiesta  en múltiples y diversas  formas de penalidades  todas ellas derivadas de la lucha de clases en forma de estrecheces  y precariedad en el trabajo y esto es lógico dado el estatus sociopolítico de clase dominada que ha de soportar  un status de opresión y súper explotación. Pero el proletariado no es capaz  por sí mismo de identificar el origen y la causa de sus penalidades  pues está entrenado él y su familia desde muchísimas  generaciones atrás, de que su situación es consustancial a  su status social de clase inferior de trabajadora, más o menos como un estigma natural que estará marcado en el momento de su nacimiento, parece que  impuesto por dios  que solo él podría cambiarlo por medio de algún maravilloso milagro personal, tipo “lotería nacional” Este fatalismo ha sido asumido individualmente y colectivamente por el mundo de  la clase trabajadora durante siglos, y lo seguirá haciendo hasta que no le lleguen y asimile  las nuevas y libertadoras teorías de la igualdad y del  socialismo libertador. 

          

       Pero no nos creamos que este atolondramiento  ocurre natural y espontáneamente entre los trabajadores y trabajadoras, no, está todo bien estudiado y planificado para que las masas  productoras de riqueza  estén  adocenadas con un  pensamiento único basado en su nulidad pensante y ocupada en veleidades para que no se enteren de la realidad de su vida súper explotada. Hoy las clases burguesas dominantes en Occidente han perfeccionado las técnicas de lavar cerebros hasta niveles de asombro. Es tal su dominio en la manipulación de las masas que saben de antemano quien va ganar unas elecciones, porque ellos son los propietarios de los aparatos de”comunicación”  prensa y TV  verdaderas maquinas de fabricar opinión sin que la victima lo perciba, y así  previamente ellos controlan y dirigen los criterios de opinión y de dirección del voto. Y las consecuencias,  tristes pero reales es  que la mayoría de la gente ya no tiene criterios propios, por causa del analfabetismo político imperante, que también les ha sido previamente  incrustado en los cerebros.

                No hace muchas décadas aun en que la clase trabajadora tenía conciencia de clase, estaba organizada y se enfrentaba con dureza al capital en  defensa de sus derechos laborales, e incluso pensaba en la toma del poder político. El Sistema aun no había perfeccionado sus técnicas de lavar cerebros  a la perfección de hoy en día. Hoy esta conciencia de clase esta casi borrada del cerebro de los trabajadores y no digamos de sus presuntos representantes, los llamados partidos de izquierdas y sus  sindicatos.

         El  Sistema burgués capitalista ante las situaciones  problemáticas  que en constante aumente está sufriendo el proletariado: carestía de la vida, precariedad en el trabajo, falta de servicios públicos, recortes etc. Se esfuerza por desviar  y confundir  las causas que lo provocan que siempre serán su insaciable codicia de acumular capital , y pagar salarios de miseria,  hacia  presuntas causas  colaterales  que siempre serán  ajenas a la realidad pretendiendo con ello desviar las energías  de malestar e indignación de mundo del trabajo hacia otro lado y hacia otros falsos culpables, la emigración, la cuestión racial o religiosa  o incluso induciendo sentimiento de culpabilidad individual  en  aquellos afectados  gravemente por la crisis que desesperados recurren al suicidio por sentirse culpable  de lo que siempre será una grave injusticia de un  Sistema que busca engordar a costa del dolor y la miseria del trabajador.  

           Pero que no cunda el pánico, y confiemos siempre en las energías positivas que han sido y serán siempre mayoritarias en el devenir de la humanidad . Que  hubiese sido sino de esta humanidad sino se hubiese sabido superar  episodios históricos cargados de locura y  genocidio. La historia de la humanidad  ha creado ciertamente monstruos de la cual no nos se enorgullecemos  pero también ha  generado sabios libertadores  y enormes energías de masas  consecuentemente concienciadas. Y en eso andamos , en la tarea de crear conciencia  de la realidad ,  que siempre ha sido es y será  el arma más poderosa capaz de derrumbar imperios y materializar utopías  


viernes, 9 de octubre de 2015

LA PRAXIS DE LUCHA

                                    CUADERNOS DE PEDAGOGÍA POLÍTICA

Por beniezu

         Aquí vamos hablar de la lucha de clases, ese concepto que da repelús a la burguesía  porque le deja en evidencia su interés compulsivo por ignorar la cruda realidad de la existencia de clases sociales antagónicas en las sociedad capitalistas; la clase trabajadora versus clase burguesa .Y el concepto de “Praxis de lucha se refiere a los recursos  que la clase trabajadora debe implementar para ejercitar el derecho a la emancipación que tiene como  clase social y como vanguardia emergente y dirigente  en el conjunto de la sociedad.

            La praxis de lucha es la conjunción de la teoría necesaria que será  implementada y a la vez alimentada  con la propia práctica de las luchas para la toma del poder por la clase trabajadora. Es decir es la metodología que abarca el conocimiento, la concienciación, la organización, la dirección la acción, la estrategia etc. todo un cumulo de herramientas necesarias para la transición radical política y social del Sistema capitalismo como modelo caduco al nuevo modelo del Sistema socialista.

       Y el sujeto principal de la praxis es la propia clase trabajadora, de la misma forma que en su histórico día lo hicieron aquellos sectores emergentes de la propia burguesía, como clase social, que se organizaron y se sublevaron para arrebatarle el poder del Estado a las monarquías absolutistas que gobernaban de forma despótica y retrograda entorpeciendo el desarrollo de la sociedad. Un ejemplo grafico significativo fue la revolución francesa de 1789, donde se dio  la depuración  de la clase social monárquica que se resistía al cambio y se tornaron violentamente reaccionarios al cambio pero el cambio se dio y la revolución burguesa triunfo y supuso un gran avance para  la humanidad en todos los sentidos.

           
  
            Esta misma dinámica se está gestando con la necesidad  del cambio radical de las  estructuras político-sociales ya caducas y problemáticas del Sistema capitalista burgués, y que las energías político sociales demandan  cambios radicales. El Sistema capitalista y la clase social que lo sustenta, ya supero su ciclo de desarrollo y crecimiento y ahora solo crea enormes problemas de todo tipo, y donde la clase trabajadora, las masas humanas que solo disponen de su fuerza de trabajo, es la que mayoritariamente está siendo castigada llegando a  extremos donde  incluso ni pueda  subsistir siquiera.
 Problemas que toman forma de guerras, desempleos descontrolados, migraciones salvajes, terrorismo, delincuencia, destrucción del planeta que produce daños al ecosistema  irreversibles, etc. etc.

          La praxis de lucha implica amplias movilizaciones de masas, pues estas masas serán los que activaran los cambios convulsos y donde el agente protagonista principal será la clase trabajadora estructurada en un bloque consciente y compacto, que en conjunción con aquello minoritarios sectores técnicamente más preparados concienciados y organizados asumirán el papel de la vanguardia necesaria para la implementación de un bloque compacto y poderoso. Y es importante incidir en el papel de las masas trabajadoras que  sin su participación activa y protagonista no habrá praxis ninguna, pues es a la vez el sujeto y el objeto de la praxis de lucha,  de ser el sujeto y el objeto de la historia.

         Y aquí insistiremos en este aspecto dialectico de ser la clase trabajadora la  protagonista y la destinataria de su propia praxis pues tras la convulsos cambios revolucionarios los cambios cualitativos que se producirán van alterar radicalmente  todos los valores y principios burgueses que irán al basurero de la historia, y el más importante , será la naturaleza social de la clase trabajadora que pasara de haber sido una sub clase social destinada de por vida a ser  servil al dominio de la burguesía, pasara  a ser la clase social única y protagonista en la nueva sociedad socialista.     

       Y así este bloque formado por la clase trabajadora como  fuerza emergente  y organizada  actuara con el arma más poderosa y efectiva para las transformaciones sociales; la conciencia de clase de los trabajadores que será la que generara las movilizaciones, las ocupaciones de los espacios públicos ,fabricas, plazas, universidades,etc.toda una dinámica de presencia y poder  donde las masas trabajadoras serán sus máximas protagonistas creando parcelas de poder y organización, y la creación de organismos asamblearios representativos y vehiculares de articulación  política. Y esa es la  labor de los políticos que  acompañaran y dinamizaran en lo posible con su ejemplo y conocimiento aquellas energías positivas y transformadoras que generan las movilizaciones. 
 
          Los políticos que son auténticamente de izquierdas, no suelen limitarse a describirles las maldades que sufren  las víctimas del Sistema para luego consolarles con promesas futuras  o con migajas como lo hacía “aquel benefactor del pueblo” que se limitaba a ayudar a los  hambrientos simplemente  alimentándoles  con promesas  grandilocuentes y algunas especias que les regalaba. El método efectivo seria  enseñándoles a pescar, o en nuestro caso enseñarles el camino, las herramientas y las técnicas para procurarse el remedio de todos sus males ejecutado por ellos mismos, en un gran bloque unido de clase social, mostrándoles  la metodología para procurarse la solución por ellos mismos, con su genuina identidad de clases social como la  herramienta  para llevar a cabo  la Praxis de lucha.

       El auténtico político representativo, acompañara a las masas  en la lucha mostrándoles el destino el camino el vehículo las Armas y las herramientas para alcanzar  la libertad y la justicia, acompañándoles en las movilizaciones en la ocupación de las plazas y las calles, haciendo con el  ejemplo de su acción la constatación real del político honesto, del político en quien poder confiar y aceptándole  como su auténtico representante.

           Es pues preciso que las masas cambien el  modelo de entender y hacer política, de interpretar  la política no como una tediosa practica de limitarse a votar  al candidato que más destaca en promesas limitándose a ser vulgares sujetos manipulados por las artimañas del tinglado electoral al servicio de la burguesía que considera al ciudadano votante como una pieza más de un sistema diseñado para servir a la burguesía como clase social dominante. 

      Se debe, pues,  entender la política como una tarea de acción personal y participación activa donde la información política es de vital importancia, pues esta generara el conocimiento de la realidad opresora y sus causas lo que hará  que generara  la concienciación y la determinación de ser parte de un todo, de la masa social, que será la que con su praxis comandara la toma del poder político.

            Eso es Praxis de Lucha, la conciencia y la determinación de alcanzar el poder con los hechos, la conjunción de la teoría y la práctica, con la acción de las masas, con la unidad y la determinación en alcanzar un objetivo común, unidos por los mismos intereses. Esta sinergia, que es la que genera la llamada Conciencia de Clase,  es el arma más poderosa que disponen los trabajadores para la transformación social.

           Esta es no solo la mejor arma efectiva para la acción política sino que es  SU propia y genuina arma que será  más demoledora a medida que los trabajadores tomen más conciencia de ella pues supondrá que tomen conciencia de sí mismos como clase dirigente en el nuevo tiempo y modelo de estado a construir. Cuando se haya producido la eclosión de lo que fue una masa  desfragmentada amorfa y manipulada por el Sistema en un bloque unido y estructurado en parámetros de una organización concienciada y con determinación de  ejecutar su papel histórico de ser la nueva clase dirigente.

             Y esa eclosión no es espontanea, requiere de cierta “ingieneria”, requiere también del conocimiento de los fenómenos y sinergias sociales y de los mecanismos para su control como en la propia ingeniería física. Requiere también de aquellos militantes hombres y mujeres de los que nos hablaba Bertolt Brecht, de aquellos luchadores “imprescindibles que luchan toda la .vida”. Aquí también podríamos hablad de ingeniería política y de los que podríamos llamar “técnicos políticos “que serian los activistas en la materia armados de conciencia y determinación ,del conocimientos de la realidad concreta a transformar, conocedores de  las sinergias sociales y sus derivas cuando son espontaneas controladas e incluso  manipuladas. Sobre esto último los  servicios secretos del Sistema y sus think tank son experto en el tema para la manipulación de las masas.(1)

             Los trabajadores, como mayoritaria clase social, si no dispones de una legalidad que los defienda, deben conquistarla, a través de  los resortes del Poder para  crearla, la deben conquistar como clase social, nadie lo va hace en su nombre. Este es, qué duda cabe, un trabajo exclusivo y  personal de la clase trabajadora. Y el truco de la burguesa  es que sus agentes,  vestidos de izquierdistas, se hagan  pasar por ese tipo de ‘’benefactores de los obreros, nos dirán que son los representan de los desheredados y maltratados por el Sistema, que ellos “se encargan’’ de enmendarlo todo  con sus discursos  convincentes y confiables pero es todo charlatanería barata, nadie regala nada y menos los políticos que representan los intereses del capital.

 (1) http://beniezu.blogspot.com.br/2012/08/no-permitir-que-el-estado-absorba-en-su.html


                              

jueves, 24 de septiembre de 2015

¿Sera La “filantropía” el motor de la historia, y los políticos burgueses filántropos?

                                      
                                                       CUADERNOS DE PEDAGOGIA POLITICA

Por beniezu

Marx escribió que la historia de la humanidad es la historia de la lucha de clases, con ello nos señalaba el determinismo histórico de las luchas generadas por los conflictos sociales en la historia de la humanidad como consecuencia de las tensiones inherentes a toda sociedad políticamente organizada en diferentes clases sociales y con interese económicos antagónicos. Y esta es la clave de la historia de la humanidad, la lucha entre las fuerzas hegemónicas históricamente ya caducas que se resisten con violencia a ser retiradas del Poder por las nuevas fuerzas emergentes y progresistas. Y son esos episodios convulsos y revolucionarios que se suelen dar a lo largo de la historia de la humanidad los que determinan el devenir político y social de la humanidad, su progreso, su estancamiento o incluso su destrucción tal como ha ocurrido con algunas civilizaciones desaparecidas por estas causas apuntadas.

          Y el factor principal que las genera son sus propias contradicciones internas que estarán llamadas a radicalizarse hasta su estallido. Y estos factores son el propio desarrollo de las formas y las relaciones de producción que finalmente se tornan inviables, insoportables e inoperantes se tornan generadoras de conflictos enfrentamientos y revoluciones hasta que se dan los cambios radicales. Y la historia también nos dice que los protagonistas y el denominador común en todos estos conflictos suelen ser las fuerzas productivas del momento histórico, sus relaciones de producción entre los propietarios de esos medios y las fuerzas del trabajo productivo, es decir, los trabajadores.
 
TAL PARA CUAL

                Estos ciclos se viene repitiendo a todo  lo largo de la historia de la humanidad , desde el Sistema Esclavista sometida por regímenes militaristas imperiales donde los trabajadores solo tenían el rango de botín de guerra pues los prisioneros eran utilizados como esclavos, no disponían ni el más mínimo derecho. Este régimen esclavista  fue derrotado por un nuevo orden llamado Sistema Feudal  compuesto por unas castas dominantes de la nobleza donde la iglesia y la religión tenia rango de autoridad militar y espiritual conformando la monarquía como clase dominante. Estas noblezas competían entre ellas en interminables guerras para conquistar el “botín de guerra” que consistía en apropiarse del conjunto de los grandes territorios productivos y ser propietarios de los campesinos-siervos que estos estarían obligados a trabajar para su propio beneficio en un régimen que aunque mucho más benévolo que el esclavista sus derechos seguían estando muy restringidos. Luego vendría la burguesía, como clase social emergente, surgida de aquellos gremios de artesanos emprendedores que solían agruparse en los llamados “burgos” o villas donde se concentraban estos profesionales y que el Sistema Feudal, como casta dominante les incordiaba e impedía su desenvolvimiento hasta que esta nueva y emergente clase social burguesa se desenvolvió hasta el extremo de revelarse acabar con el sistema feudal, dando al seguimiento del Sistema Burgués o capitalista.

              Y esta la clase emergente burguesa que más tarde en su expansión fue la creadora de la revolución industrial que supuso una gran transformación en las formas de producción y de las relaciones y formas de trabajo  donde importantes sectores de trabajadores lograron  alcanzar  cierto “estado de bienestar” pero que es indudable que ya en este siglo XXI se están dando  el fin de su camino y dominio  y que  el modelo de  sociedad capitalista ha llegado al final de su ciclo  desarrollista y se encuentra en estado de retroceso, se encuentra en parámetros,  no solo de caducidad sino de quiebra, por los conflicto de todo tipo que está generando. Y esta burguesía, como clase social dominante, al final de su ciclo vital, se resiste a base de guerras represión y técnicas modernas de control social a ser desplazada en el poder de dirigir el nuevo ciclo por la nueva clase social emergente, la clase trabajadora.  Y así en la actualidad es el propio Sistema capitalista el que está generando sus propias contradicciones que serán las que le arrastraran a su propia destrucción con la consustancial participación del recambio histórico de las nuevas fuerzas emergentes para un nuevo orden político-social.
           Y así es comprensible que este discurso histórico de Marx sea tabú para la ideología burguesía. Sus ideólogos burgueses temen y huye de ese determinismo, hasta extremos de que ni siquiera la mencionan en su ideología, pues aceptarla supondría reconocer que su hegemonía en el Poder político social tiene caducidad y va ser suplantada por otro poder emergente, por la clase trabajado .Y es comprensible esta actitud pues por muy evidente que sea la realidad, si esta le jode a uno mismo, no la va ir pregonando por ahí. Se entiendo que la burguesía en su quehacer político hulla de dar protagonismo a las masas y a la historia lo suyo es exaltar el individualismo como el protagonismo de la historia y de las civilizaciones. Entonces nos podríamos preguntar ¿Sera que la burguesía tiene alguna otra definición para explicar el motor de la historia?
            Y si aplicamos rigurosamente esta sesgada visión del protagonismo individualista como determinante en  las transformaciones sociales  nos llevara a la afirmación de que el individuo y su determinación es el protagonista  del devenir político y de  las transformaciones históricas en las sociedades .Es sus libros de historia  nos llenan las paginas con nombres de individuos , reyes ,lideres, presidentes, generales, prohombres  históricos , como los protagonistas de  hazañas que han elevado  o arruinado a un determinado  país. El determinante siempre es el individuo y sus circunstancias, nuca las clases sociales sus contradicciones y sus luchas. .La historia en general es contada como la sucesión de biografías múltiples de gobernantes excepcionales como los auténticos héroes protagonistas de la historia y de todo tipo de transformaciones sociales.  Y esta forma simplista de contar la historia no es banal es perfectamente estudiada para elidir e ignorar al autentico protagonista de la historia, a la lucha de clases.
           sta forma simplista de interpretar la historia nos lleva a unas curiosas y reveladoras conclusiones pues vemos que para justificar el individualismo y sus ‘’virtudes” como determinante motor de la historia y el progreso, afirman que su desmesurado interés por copar cotas de poder político no es el estímulo económica del lucro y el enriquecimiento personal. Entonces, Que explicación les queda? La verdadera motivación no la expondrán nunca, es obvio que no lo harán como también es obvio que lo hacen por el mismo aliciente de los patrones para quienes trabajan, las oligarquías, es decir el lucro y la avaricia.
           así pretenderán convencer a la sociedad a la que engaña que su vocación política ES por un incontenible impulso altruista de hacer el “bien a su país”, desinteresadamente por supuesto, lo es por nobles impulsos de la filantropía o de la escatología. Y así desde un simple cargo de concejal, diputado, consejero, ministro hasta el propio cargo de presidente del gobierno o incluso un Rey,  estarían impulsados  por el encomiable espíritu de un  puro altruismo  en pro del bienestar de  la sociedad y de su país. Esta  justificación, como es evidente es difícil de sostener  por aquellos que trabajan precisamente al lado del CAPITAL y del capitalismo cuya razón de ser es el lucro y la avaricia
           Y claro esto nos lleva a la explicación del porque de ese loco afán que tienen los políticos de la derecha burguesa a copar puestos de poder político, a presentarse a las elecciones gastando ingentes cantidades de dinero  en campañas electorales, incluso a  financiar golpes de estado para tomar el poder tras fracasar en las urnas, incluso a financiar guerras terribles e inhumanas comandadas por políticos iluminados para llevar a la “patria al lugar que le corresponde “o “Para llevar a España a un destino en lo Universal” y otras chorradas similares.  Solo podría ser por ese altruista e incontenible impulso de ser y sentirse sus miembros los protagonistas del “motor de la historia” la mano del progreso. Una mano invisible divina les guía, como a Moisés, para salvar el mundo llevándoles por el camino certero. Y todo esto, aunque parezca cachondeo, es la conclusión  lógica a la que nos abocan tras escucharles y leer la lectura de sus cuentos y narraciones de la historia de oficial.
Cuantas triquiñuelas de unos políticos al servicio del capital y de sus prácticas depredadoras y habilidad para elaborar cuentos chinos para justificar lo injustificable de que el único afán que les mueve a arramplar cotas de poder político es el lucro y la avaricia. El lucro y la avaricia de una minoría que se enfrenta a las ansias de libertad y bienestar, incluso a sus necesidades básicas, de una inmensa mayoría. Pisotean  las claves de la lucha de clases y de la política. Nos pretenden decir que no existe la lucha de clases, que la política es pura armonía y concordia entre “iguales “y que los políticos burgueses al servicio del capital  se mueven impulsados por el “amor a sus vecinos”
Porque veamos.  ¿Qué tipo de servicios políticos se puede hacer a la sociedad y desde que perspectivas? Desde una visión de la izquierda marxista solo se pueda dar la explicación desde la visión de la lucha de clases, es decir que los servicios políticos solo se pueden implementar hacia dos vertientes o bien al servicio de la clase social burguesa representada por el capital o bien hacia la clase trabajadora. Desde la izquierda vemos la cruda realidad de las clases sociales y las depredadoras intenciones de la burguesía contra los trabajadores Y desde la izquierda se considera la actividad de los políticos como militantes de la clase trabajadora en una guerra por la libertad y la emancipación, y así los políticos de la izquierda deben ser la parte más técnica entregada y consciente en la tarea de construir un Nuevo Orden político al servicio de los trabajadores.
      Mientras que los políticos burgueses, al estar atrapados en sus propias contradicciones de negar la lucha de clases; ¿que argumentos les quedan para explicar su función de políticos? No pueden decirnos que sirven a las clases oligarcas, y a la clase burguesa en general ! menuda  publicidad seria, no sacarían un solo voto de los trabajadores, ¡¡ Solo les queda el recurso fácil de decirnos que estarán al servicio de los “ciudadanos” por el bien común ,concepto comodín que incluye a los pobres y a los ricos, y pretenden decirnos que van a dictar unas leyes que defiendan al patrón que engorda a costa de exprimir al trabajador y que a la vez también defiendan al desgraciado obrero que no llega a fin de mes. Y todos sabemos que eso es imposible y que es un vulgar engaño.
 Entonces que motiva al político burgués  en su actividad política al servicio del Estado burgués, y  si descartamos su inexistente  espirito altruista revolucionario, como lo fue el Che, y tenemos en cuenta que está al servicio de este Estado aunque procura ocultarlo por la cuenta que le tiene, solo nos quedaría la explicación de que son unas personas maravillosamente altruistas y filántropos del  bien común con anhelos de defender a los desvalidos y maltratados por el Sistema, que su actividad política es por el “bien común” de la sociedad. Y esto último, que no es cierto lo sabe hasta el votante más ignorante en las cosas de la política, pero optan por la mas fácil la obtención, o inexplicablemente seguir votando a su favorito, es como aquel forofo de un equipo de futbol que le será siempre fiel aunque pierda 
  La burguesía con su modelo interclasista de democracia electoralista pretende hacernos creer que es el modelo ideal de hacer política, porque nos cuentan que los políticos se mueven  por el aliciente de  impulsos altruistas de “buena voluntad”, sin más premio que la satisfacción de “hacer el bien a la sociedad”. Pretenden hacernos creer que el político burgués  es una especie rara,  como un samaritano movido por impulsos escatológicos.  Nunca nos hablan de intereses materiales ni de dineros en B ni cuentas en paraísos fiscales, ni de sus puertas giratorias ni de sobres  ni comisiones, ni de  su intima amistad con banqueros, oligarcas etc.etc. Todos sabemos que los políticos burgueses no se interesan ni se relacionan con los barrios proletarios, donde abundan los parados, los desahuciados la miseria y el abandono….donde no hay mucho capital que rascar.
  ¿ Porque será que estos políticos no han descubierto aunque existen dos sociedades enormemente diferenciadas, una clase donde el capital abunda y desborda a caudales y es fácil hacerse con él cuando se andar a su sombra, y por el otro lado una clase  donde existe miseria ,pobreza ,dolor humano y enormes carencia  de capital . Por este último sector no veréis merodear a los políticos burgueses y si lo hace será en campaña electoral. Porque jamás nos hablan, fuera de campana claro, de las clases sociales y de sus luchas, del motor de la historia que mueve el mundo, de los poderosos capitales en manos de las oligarquías frías e inhumanas y de las fuerza del trabajo que carga con el mayor esfuerzo y sacrificio para el desarrollo de la propia sociedad. No, no lo harán porque no cobran para eso sino para todo lo contrario, para el engaño remunerado.
 

 

 
 

miércoles, 23 de septiembre de 2015

LA ENORME IMPORTANCIA DE LA IDEOLOGIA DE CLASE


                                                   CUADERNOS DE PEDAGOGIA POLITICA
Por beniezu
 
        Con la caída del bloque soviético, el imperialismo Yanqui se creyó el dueño del Mundo para  poder comérselo sin que la URSS le marcase los movimientos.  Encomendó a sus teóricos que sacasen y expandiesen al mercado la ideología de la “anti ideología” el fin de las ideologías. El más conocido de estos escribientes  Francis Fukuyama  autor de libro “El fin de la historia y el último hombre” escrito en 1992 en el que defiende  la teoría de que la historia humana, como luchas de ideologías, ha concluido con la caída del “Muro de Berlín”. Y este iluminado nos viene a decir que la existencia de la lucha de clases había terminado, es como decir que la “gravedad”, ha terminado porque  a alguien le interesa que se crea eso.

 

           Es natural que en aquella época, más de veinte años atrás, donde aun no había comenzado esta demoledora  crisis sistémica del capitalismo, que todo indica que no va poder remontarla, el  Imperio lleno de euforia por el derrumbe del bloque rojo se creía que podía permitirse  el lujo de semejante desvarió. De hecho esta idea de despolitizar a la población por medio de su control ideológico mediático, ya lo llevaban  haciendo muchísimo  tiempo atrás, se puede decir que desde el final de la II Guerra Mundial, tras el asentamiento del Bloque soviético y su “amenaza” de expansión ideológica, que no militar, aunque se adoctrinaba a la población para que creyésemos esto último.


 
            En plena II Guerra mundial, el Imperialismo  Yanqui, tomo nota del peligro del poder de la concienciación  política de su  gran potencial de generar militancia  y organización  incluso armada. Y esto se dio en torno a la concienciación ideológica  anti imperialista junto a  los  valores de la izquierda  entre amplios  sectores de la población  que estaba sufriendo la tiranía de la ocupación nazi y demás fascistas, que hizo que se implementaran  las organizaciones  políticas  en eficaces partidas militares  que fueron la pesadilla del ejército nazi  acostumbrado a una guerra regular
 
      
 
 
       Estos grupos organizados y armados  en muchos casos transcendieron el termino de partidas o “maquis “para convertirse en verdaderos ejércitos populares que tras expulsar al ejército invasor y la tomar del poder político y administrativo de aquellas poblaciones liberadas se convertían en pequeños estados  que  cubrían  provisionalmente  el vacío de poder  tras la huida nazi . Esto ocurrió en gran parte de la cuenca del Mediterráneo, pero que tras la conferencia de Malta, donde se reunieron, los máximos representantes político-militases  de los bandos  vencedores y que de hecho estaban  representando  ideológicamente al  Comunismo y al capitalismo, decidieron repartirse Europa.

             En cuanto a la parte que seguiría liberada por la izquierda, fue la delegación rusa, comandada por Stalin y consensuado con los aliados occidentales, quienes decidieron que países seguirían siendo libres del área capitalista y quienes no, que como es sabido serian todos los del bloque Soviético, mas Yugoslavia dado su envergadura territorial decidió mantener su autonomía política sin encuadrarse en ninguno de los dos bloques  

             Gracias a la disciplina del Partido comunista con Moscú, hegemónico entre las fuerzas partisanas de los distintos países, estos, decidieron  entregar las armas y disolver sus posiciones ganadas, sometiéndose  al retorno al Sistema burgués anterior a la invasión. Pero estas órdenes no fueron aceptadas  por los partisanos griegos  comandados por el KKE que desobedeció la disciplina de Moscú y tuvo que enfrentarse no solo a las fuerzas reaccionarias monárquicas griegas sino también al propio ejército aliado; ingleses  y estadounidenses, que tras duros combates y grandes pérdidas  fueron derrotados sin piedad a pesar de que  llegaron a tener el control de casi todo el país y de un gran apoyo popular. Pero, estaba claro que el Occidente capitalista no podía soltar su trozo del pastel que les había toca en el reparto de Europa, y claro, no tardaron nada en hacer a Grecia un miembro más de la OTAN.

             Es de resaltar la entereza y combatividad del KKE, destacando del resto de partidos comunistas europeos por su dignidad e independencia de Moscú primero y de las corrientes “eurocomunistas” más  tarde. En la actualidad, este mismo  KKE nos está dando también ejemplo de entereza y dignidad con su estrategia de lucha anticapitalista asumiendo como estandarte de la lucha de clases  para enfrentar  con efectividad   la crisis que esta asolando  Grecia, marcando  diferencias cualitativas y revolucionarias  y mostrando el camino correcto para los demás partidos “eurocomunistas” de la izquierda europea.

            Es significativo el “rapapolvos” que  dio el KKE a IU -PCE  tras unas recientes elecciones en el Estado españolas, acusándoles de que su “trabajo militante” se limitase solamente  hacer una política socialdemócrata, estrategia política que supone no cuestionar el Sistema capitalista sino  mejorarlo para que continuase explotando a los trabajadores, recordándoles que la misión de los comunistas no es apuntalar el capitalismo sino derrumbarlo.    

           Y así pues, los gendarmes mundiales de los intereses capitalistas de la burguesía definieron  que su máxima  preocupación debería  estar centrada   en el factor de la “conciencia política” y en el método para anularla. Había que incidir, pues ,en ese peligroso “virus” contaminador pues nunca  antes en la historia moderna  y sus guerras se había dado un fenómeno de semejante envergadura  referente a  la creación de un ejército paralelo de resistencia ante una  invasión imperialista, y lo fue sin duda por la influencia ideológica de las nuevas ideas  emancipadoras que surgían de la Unión Soviética y que se vieron notablemente afectados  visto el  color político en que quedo  el  mapa geopolítico de Europa

       El Macartismo y el surgimiento de la Guerra fría , dan constancia de esta  enorme  preocupación que el Sistema capitalista  tenia por el avance de las ideas revolucionarias  comunistas  y en el propio corazón del Imperio, sobre todo  en el  mundo intelectual y artístico, pero estos dos hechos son la cara visible del iceberg. Sus servicios secretos y sus  técnicos de contrainsurgencia comenzarían con ahincó a trabajar  en el control  psicológico de la población ,para cortar de cuajo o neutralizar la expansión del virus ideológico, de forma  sibilina claro, aplicado técnicas sofisticadas de lavados de cerebro a través de mensajes subliminares en sus controlada  y  numerosa maquinaria mediática, TV. radio, publicidad comercial, cine etc.

         Con la finalidad de manipular la libertad  de elección ideológica, mediatizando sus criterios de elección, con sofisticadas técnicas de control mental predisponiendo siempre contra determinadas ideologías, que solo podrían ser, claro está, relativas  al mundo de la izquierda y al comunismo. Cuyos resultados son palpables hoy en día no solo en los EEUU sino en todos aquellos países satélites Occidentales donde también se aplican!  y como ¡ estas técnicas de manipulación  que ya  se ha conseguido entre la población grandes dosis de desorientación política y de disminución  de su capacidad  del conocimientos de la cultura política , hasta el extremo de identificar el propio concepto de política ,como un estereotípico nefasto, corrompido y negativo, aceptando otro nuevo estereotipo, el de “apoliticismo” que sus adeptos no sabrían  describirlo con coherencia su significado pero  tampoco importa mucho, pues para eso es un estereotipo, y ya sabemos que los estereotipos no son para  entendernos son para manipular.

         
 
                           ES PRECISO  SEMBRAR LA NECESARIA IDEOLOGIA PROLETARIA
                                                  BASADA EN  LA CONCIENCIA DE CLASE

        Este denodado afán por despolitizar y vaciar de conceptos políticos las mentes humanas, lo es sobre todo hacia un sector concreto de la sociedad, al más numeroso y castigado por el Sistema, a sus enemigos potenciales de la clase trabajadora. Esta clase siempre será el objetivo principal del Sistema en su contante labor de despolitizarles, que es lo mismo que desarmarle de su consciencia de clase, su mejor arma,

            La conciencia de clase para los trabajadores supone tomar consciencia de sí mismos, de su propia naturaleza, de su potencial,  de su devenir como fuerza emergente y dirigente que es ilimitada cuando es encauzada correctamente, es decir desde parámetros de lucha de clases, desde la unidad de clase, desde la solidaridad y desde un bloque hegemónico. Significa tomar consciencia de su papel de protagonista historio del cambio de un sistema ya caduco egoísta y nefasto para la sociedad a otro sistema más humano, progresista solidario y socialista.

         La burguesía, sobre todo sus altas y privilegiadas castas, siempre han tenido un inconfesable temor a la revolución, pesadillas en forma de guillotinas   rebanando nobles y regias cabezas, y a que las masas algún día se despierten del letargo, tomen conciencia de su condición y de su poder como la clase mayoritaria y enfurecida de tanta padecer arrasen con ellos y sus privilegios hasta dejarles con lo puesto. Ellos sí que tienen conciencia de clase, de su poder, superiores dominante y hegemónico, pues es mucho lo que pueden perder.

           Es una clase social poderosa, porque todos los resortes del Poder del Estado están a su servicio, pero es un poder relativo e inseguro, siempre pendiente del hilo de que la clase trabajadora eclosione y se transforme en una poderosa fuerza consciente de su destino y de su poder.  Ellos lo saben, porque siempre serán una insignificante minoría frente a la inmensa mayoría de la clase trabajadora que hace que siempre estarán en permanente vigilancia y en estado de alerta pues la amenaza de la lucha de clases ha sido, es y será hasta que se dé la batalla final.

         Y es por eso que el Sistema capitalista, en este caso el Estado, que está a su servicio,   junto a un ejército de empleados y técnicos de todo tipo profesión y condición trabaja en tareas, sobre todo   de control psicológico imperceptibles para la población sobre todo trabajadora, con el fin de adocenarla y desestructurarla de su naturaleza de clase, pretendiendo desprenderle de esa conciencia de clase proletaria que es su principal arma, un arma potencial en suspenso.

            Y en esta desgraciada tarea están también inmersos los partidos de identidad burguesa cuya misión es implementar el posibilismo de Sistema, legitimarlo como una joya democrática, desorientando y vaciando los cerebros de la clase trabajadora de la realidad de la lucha de clases y de las claves dela política. También los sindicatos   sindicatos reformistas mayoritarios, CCOO y UGT, y el propio PCE- IU, pues están cumpliendo también esta despreciable y traidora labor de domesticar y adocenar   a sus afiliados   desproveyéndoles y alejándoles de su identidad de clase trabajadora.

         Si los trabajadores no tienen consciencia de su naturaleza de clase oprimida  menospreciada y explotada, nunca tendrán  la necesaria identidad de clase para que un día se revelen contra la clase que los esclaviza, solo serán unos ciudadanos interclasistas, desarmados, ciudadanos de segunda  y sin identidad propia, siempre serán, si no lo remedian antes, condenados de por vida  a ser  “ciudadanos de segunda”  al servicio de una minoritaria clase de “ciudadanos de primera” en su modelo de sociedad, así lo proclama la burguesía,  donde todos serán “ciudadanos”

            Y ocurre que cuando son cruelmente maltratados, como está ocurriendo con la Crisis y sus recortes, deambularan como zombis, sufriendo individuamente las consecuencias.  Serán una colectividad desmembrada, sin identidad colectiva y solidaria. Desunidos, tal y como los quiere su enemigo de clase, aplicando la regla universal del “divide y vencerás” estarán totalmente desarmados y serán inofensivos para sus enemigos

             Estarán siempre de partida derrotados pues no conocen sus mejores armas; el enorme potencial de energía revolucionaria del que son portadores cuando toman consciencia de su identidad de clase, que además generara vínculos ideológicos organizativos y militantes Todo ello será un enorme potencial de lucha para enfrentarse a su antagónico enemigo de clase la burguesía capitalista.

         Y así cuando están desarmados de su conciencia y de su identidad, cuando son convocados por sus “sindicatos” en protestas y pedidos de migajas al gobierno de turno, y nunca contra el Sistema y sus estructuras capitalistas, ya se sabe de antemano que solo servirán para alcanzar alguna migajas o para nada, y cuando acaban la huelgas y manifestaciones los trabajadores se retiraran con el sabor de boca de la derrota y la impotencia. Y sin duda alguna esto ocurre por la carencia de una conciencia de clase y por la falta del conocimiento de las claves dela lucha de clases. Es como enviar al combate a unos soldados reclutas sin ninguna instrucción para el combate, serán como muñecos de feria.

        En toda confrontación, la moral de lucha es la más importante de las armas para el combate además de la instrucción las técnicas y las armas. Un combatiente sin moral esta desarmado, de nada le sirve su fusil ni sus técnicas si no tiene ni motivo ni voluntad para luchar. Un huelguista sin tener claro por qué y para que de su acción y sin conciencia de clase, carente de sentirse fundido en un bloque unitario y compacto con otros trabajadores, su moral estará baja y será un derrotado potencial. El desaliento y la desmotivación son incluso más pernicioso que un combatiente muerto pues contagia su desaliento y su espíritu de derrota. Mientras que un combatiente con moral de lucha, con plena conciencia   del porqué de su lucha, y consciente del poder que da la unidad, la solidaridad, y la determinación de ganar puede ser invencible


 
 
 
 
 
 
                                       

sábado, 19 de septiembre de 2015

ACLARANDO QUE ES LA IZQUIERDA Y LA DERECHA POLITICA





                                                                                    CUADERNOS PEDAGÓGICOS 
                                         
                Es  la hora de definir quién es quién en el terreno de la política, pero debemos hacerlo siempre desde la visión marxista de la lucha de clases, es decir entendiendo la esencia histórica de la política como la confrontación entre dos clases sociales y sus intereses  irreconciliables y contradictorios. Tradicionalmente se ha simplificado la definición de  IZQUIERDA  a quienes  se colocan al lado de los intereses de la  clase trabajadora y a la  DERECHA a quienes se posicionan al lado de los intereses de la burguesía. Ambos posicionamientos agrupados en torno a partidos, o actividades socio-políticas diversos compiten por hacerse con el poder político.

               Esta simplificación lo es porque en un escenario de concurrencia electoral, la amalgama de partidos suele ser tal que, el Sistema ideológico burgués los ha   etiquetado y manipulado interesadamente en presuntas tendencias de naturaleza política, cosa que ha dado lugar a todo un mundo de confusión interesada sobre estos conceptos con el fin de aturdir, aún más de lo que están, a amplias capas de la población sobre el auténtico sentido semántico de los términos. Y así los ideólogos de la ideología burguesa tienen una peculiar manera de valorar estos conceptos, siendo de “derechas” aquellos partidos considerados del “orden tradicional de toda la vida” íntimamente ligados al poder económico de las oligarquías y a sus estrategias “desarrollistas”. Y de “izquierdas” aquellos partidos ”contestatarios” que propugnan críticas y reformas al Sistema , o del gobierno pero  dentro de este  Orden burgués, es decir cambiar algo pero que todo siga igual. Y aquí entran en la categoría de izquierdas aquellos partidos como los  eurocomunistas, los socialdemócratas  más radicales, los partidos verdes y ecologistas, los feministas etc., todos aquellos que propugnan cambios y reformas pero no cuestionan el Sistema, es decir el modelo de Estado capitalista.


           

      Para conocer el origen de los conceptos izquierda y derecha  tenemos que remontarnos a los comienzos de la Revolución francesa haya por el año  1789  donde las diferentes tendencias políticas estaban reunidas en Asamblea Constituyente para dotar de una Constitución al pueblo francés, analfabeto en su mayor parte,  (Cosa que , por estas tierras , parece que no ha mudado mucho desde entonces en cuanto a analfabetismo político) , Así, el 11 de septiembre de 1789, se discutía acerca del poder del monarca respecto a la Asamblea, institución representativa de los ciudadanos franceses.Con el objeto de discutir de forma más ordenada, los partidarios de otorgar un derecho de veto más amplio al monarca se situaron a la derecha mientras que los parlamentarios tendentes a limitar al máximo dicho poder si situaron a la izquierda. Dándose así las claves simplificadas de la orientación política. Monárquicos o conservadores derecha, innovadores y republicanos, izquierda. Ha llovido mucho desde entonces y el concepto de “izquierda” , no tanto el de la derecha, ha sido despiadadamente manipulado y tergiversado a conveniencia  sobre todo por la ideología  burguesía ,y en mi opinión creo  va siendo hora de acabar con tanta confusión y darle  al concepto de izquierda su autentico sentido a aquellos que cargan la  radical  reivindicación de un Estado socialista,  que solo lo podrán  aquellos a quien ha representado históricamente antes de ser ensuciado por extraños , es decir por  la clase trabajadora y su proyecto de Revolución Socialista .         


          Y dentro de este campo de “izquierdas” suele haber con bastante frecuencia tendencia a autodenominarse de izquierdas entre los social-demócratas (centro derecha) por aquello de atraer votos del mundo del trabajo, porque este concepto de “izquierdas”, ciertamente carga un cierto carisma luchas y conquistas heroicas contra el capital. Y caso especial es lo del llamado PSOE y sus sucursales que no solo es un vulgar partido de derechas travestido a socialdemócrata, o algo parecido, sino que además ha sido uno de los dos pilares de la farsa de la “Transición”que junto al PP nos colocaron  una descomunal pieza teatral representando una “transición a la democracia” lo que siempre ha sido la escenificacion de un plan conspirativo de los servicios secretos de los EUA, la UE y la poderosas socialdemocracia alemana para darle una salida “dentro del  orden”exigido por la OTAN  lejos de aventuras izquierdistas , plan al que los “comunistas” de Carrillo se apuntaron sin demasiada oposición.(1)

           Pero hagamos una abstracción y olvidemos del condicionante electoral, aunque en los tiempos que corren sea un poco difícil desligarnos del marco electoralista para hacer lo que vulgarmente se entiende “hacer política”, y este es uno más de los vicios a superar que tenemos que agradecer a esa   izquierda descafeinada y oportunista que ha perdido el norte del concepto mismo de la política marxista. Y digo abstracción porque debemos situarnos en un plano totalmente diferente de la realidad de este Sistema burgués y de sus reglas de juego electorales. Reglas de juego que en realidad no permiten poner en práctica un modelo de Estado que todo marxista consecuente debería asumir, es decir el Estado socialista incluida la abolición de las clases sociales y del capitalismo.  ¿Alguien se imagina un partido de esta naturaleza presentarse a las elecciones con ese programa político? Claro que no porque sería demonizado, ilegalizado y perseguido como a la peste por el poderpolicial y mediático de nuestra maravillosa “democracia”.

            Lo que demuestra en principio el mito de la llamada “democracia burguesa” y su farsa del posibilismo electoral, pues esa libertad se limita exclusivamente a las opciones de gobiernos de identidad burguesa, estando vetadas todas aquellas opciones de gobierno de identidad socialista que serían aquellas propugnadas por partidos marxistasrupturistas con el Estado burgués y que en caso de ganar los comicios darían el poder a la clase trabajadora. Recomiendo leer el artículo, “El mito de la llamada democracia burguesa” (2)“donde se exponen estos conceptos de la identidadpolítica que son el fundamento del partido político. Lo cual condiciona a los políticos marxistas consecuente a “hacer política “prioritariamente al margen de los cauces electoralistas, al menos a no ser condicionado por estos cauces, lo cual no quiere decir que se utilicen puntual y tácticamente como apoyo a una estrategia superior.

       ¿Y También, y simplificando preguntamos, qué es lo que va distinguir a la “derecha” de la “izquierda”? Pues, diremos que es lo que les define (debería ser) en el tipo y en la naturaleza de Estado que esa tendencia propugna y se propone gestionar. Y que como sabemos, o deberíamos saber, un Estado es la máxima expresión política organizada de una sociedad civil que tiene como finalidad organizar defender e implementar prioritariamente, los intereses económico-sociales-culturales etc. de una de las dos clases sociales antagónicas que componen las sociedades llamadas Occidentales o capitalistas en la actualidad,(aquí no pueden haber duda alguna) Básicamente podríamos definirlas en; la clase trabajadora, productora y generadora de riquezas y capital. Y la clase burguesa, especulativa, explotadora y a veces parasitaria que suele ser la que posee y gestiona (mal gestiona) el capital generado por la fuerza de trabajo producido por la clase trabajadora.

          En realidad esta explicación de sus diferencias nunca la daría un político de la derecha, ni tampoco los partidos de falsa identidad socialista pues ellos no reconocen que un Estado burgués esté al servicio de esta clase social sino que está al servicio del “país”, o de la “ciudadanía” así se evitan las engorrosas explicaciones de la explotación de una clase por otra.

          Esta explicación simple y elemental del concepto del Estado, con el tiempo y sobre todo con la degeneración ideológica del llamado “euro comunismo” se han ido desvirtuado totalmente, aquellos  conceptos marxistas de la lucha de clases y el olvido de los objetivos revolucionarios basados en la creación de un Estado socialista,  pero sin embargo y haciendo gala de una monumental desvergüenza aún conservan la falsa bandera de su identidad comunista o socialista, simples oportunistas que han hecho de aquella noble tarea militante, una grotesca caricatura.     
          
            Los términos derecha e izquierda, han sido totalmente degenerados con el fin de provocar confusión y desaliento en las masas.  Y así una parte de la clase trabajadora se cree que el PSOE es un partido de “izquierdas” cuando lo que hace es dedicarse a la gestionar un Estado al servicio del Capital alternándose con el PP y del modo más agresivo imaginable. Y lo mismo diremos de IU que ha degenerado a ser un partido o agrupación de amigos, que con su actividad institucional además de solventar sus necesidades  financieras ,ya solo sirve para legitimar un Estado,  Estado corrupto y heredero del franquismo. Y para comprender el grado de desorientación política que muchísimos de estos trabajadores, que potencial y objetivamente deberían posicionarse al lado izquierdo de la política, suelen hacer a veces votando al PSOE y tras comprobar que son unos farsantes y por pura  venganza estos mismos trabajadores en unas próximas elecciones  votan por al PP .

      (2)    http://beniezu.blogspot.com.br/2015/09/el-mito-de-la-llamada-democracia.html