Sigue por correo los nuevos artículos

viernes, 8 de septiembre de 2017

EI CINISMO Y LA FALSEDAD COMO SIGNO DE IDENTIDAD DE LA BURGUESIA

    Por Beniezu   

         Las formas de producción y dominación del sistema burgués capitalista siempre han condicionado su naturaleza política inhumana y agresiva. Su agresividad histórica siempre fue su marca de identidad. La primera y la segunda Guerras mundiales dan fe de ello. Con la diferencia de que en esta fase actual del capitalismo ya no es solo su ambición la que está  marcando su naturaleza agresiva, en estos tiempos es su propia supervivencia como modelo de producción capitalista la que está marcando sus pautas de actuación pues este  modelo de producción, como los anteriores modelos históricos,  está  tocando a  su fin y resisten con virulencia.  Siendo sus formas  más agresivas que nunca  y también menos conocidas por las  poblaciones occidentales gracias a las técnicas de manipulación mediática y a las técnicas de la “Guerra de cuarta generación” que el Imperialismo está empleando con profusión, intentando no repetir su derrota en Vietnam, ahora empleando técnicas de “doble bandera”. Es decir, seguir destruyendo y asesinando con desproporción pero escondiendo la mano asesina, financiando y creando ejércitos de terroristas para que carguen sus propias culpas, y de este modo sus ciudadanos  no se enteran de las atrocidades que sus gobernantes están causando por el mundo.
    
           La burguesía y sus sistema de producción capitalista, a lo largo de su historia plegada de fechorías , nunca ha actuado a cara descubierta con la verdad por delante, no solo en el relato de su propia naturaleza y de sus historia sino también ocultando su naturaleza explotadora y su falsa democracia plagada de fragantes contradicciones, donde su sistema electoral es una burda pantomima engañabobos no permitiendo que la clase trabajadora  sea sujeto político como clase social de tal forma que cuando los trabajadores votan siempre lo harán a unos representantes de la burguesía es decir, que este  Estado burgués solo reconoce a  la burguesía como sujeto político a quien se pueda votar y elegir como representante político. Pues por eso se llama Estado burgués y está configurado para defender a esa clase social     
         
       Los detenedores del poder burgués y su modelo de estado clasista, nunca nos dirán que son  la clase dominante en las sociedades controladas por ellos y claro estos tampoco dirán que la clase trabajadora es en consecuencia  la clase dominada.  Lógicamente tiene  enormes intereses para  no propagar las ciencias político social que puedan explicar los grandes intereses diferenciados y antagónicos entre burguesía y trabajador.

     Grafica definición de las relaciones de producción capitalistas          

         La  peculiaridad del modelo de estado burgués-capitalista, es  que  la burguesía , como clase social dominante ,además de escribir las leyes, hacerlas cumplir e implementar su poder político-militar, fundamentalmente configurados para garantizar  el modelo de producción y dominación capitalista basado en la explotación al proletariado y en la apropiación de la plusvalía creada por este con  su  trabajo como  fuente generadora del capital, así como implementar políticas guerreristas de dominación encubierta a otros territorios ricos en materias primas y pobres en recursos defensivos. 
       
        Pero además el Estado burgués no solo emplea los clásicos mecanismos coercitivos de dominación, leyes y fuerza bruta policial, para que nadie se salga del guion  marcado de sumisión a los dictados del poder. El Estado también dispone y emplea con profusión su arma más poderosa para dominar a las masas, su PODER MEDIATICO, poder que aunque no aparecen en el guion de las democracia burguesa, esos que pregonan  diciéndonos que son los pilares y la garantía de la autentica “democracia” burguesa, es decir  los clásicos poderes falsamente independientes, del  ejecutivo, el legislativo y el judicial. Este poder mediático que no depende directamente de ninguno de los poderes clásicos del Estado, es totalmente dependiente del autentico PODER FINACIERO que controla los estados capitalistas, y sobre todo el arma más poderosa en estos tiempos  de guerras mediáticas  encubierta,  controla las grandes agencias de noticias, que son las que marcan los guiones y las pautas ideológicas a incrustar en las sociedades controladas por la burguesía. Son sus poderosas agencias internacionales, quienes elaboran y distribuyen las noticias para que los medios subalternos, prensa ,Tv , internet, radios etc. serán los que las propaguen  y quienes distribuyen los módulos de opinión y las falsas noticias incrustándolos  en todos los niveles de la sociedad , bombardeando con falsas noticias a una población desprotegida y confiable.
       
          Estas poderosas agencias controladas por los poderes financieros mundiales, tienen un poder impresionante,  superior incluso al de los gobiernos locales en el tema de marcar los módulos de opinión que pretenderán ser universales, lo que es lo mismo, un gran poder político al servicio, claro está, del Sistema capitalista global y de su ideología  justificativa de la explotación capitalista y de sus guerras imperialistas, que casi siempre están vestidas de falsas bandera.
        
        Estamos desde un tiempo atrás inmerso en una  llamada “Guerra de IV Generación” basada en técnicas de doblegar voluntades por medios  para nada democráticos donde la mentira y la manipulación son sus señas de identidad. Su objetivo es  crea papanatas compulsivos, dóciles a las bestialidades del poder, que nunca aparecerán como tales sino como hechos aleatorios y hasta humanitarios. Un triste ejemplo de esta realidad lo tenemos en el tratamiento informativo que estos medios controlados por el capitalismo  internacional, están haciendo con las noticias que estaban ocurriendo en Libia y ahora en Siria y en  Venezuela donde la tergiversación, la mentira y la ocultación de la realidad es de autentica vergüenza. Todo para que se cumpla el programa intervencionista del “patrón” USA, tendente   apoderarse de territorios geoestratégicos importantes y de sus minerales  estratégicos. Todo parece justificable para este fin.
    
          Aunque el materialismo dialectico no suele ser la materia preferirá en las universidades controladas por la burguesía, más bien como un tema marginal para intelectuales marginales. Y la causa de  de esta marginación de algo que precisamente es de suma transcendencia para el desarrollo y el progreso de la humanidad, esta calculadamente marginado y ninguneado, por la sencilla razón de que el conocimiento de las teorías  materialistas a la clase social burguesa  en el poder no le interesa que se pregone, sencillamente porque le desenmascara de su naturaleza de clase dominante y explotadora.  

     
         La definición del concepto POLITICA desde el punto de vista de la izquierda es diametralmente distinta de la visión de la derecha. La derecha  utiliza los  conceptos de la política  como una herramienta que les de  resultados y  ganancias. Su máximo argumento siempre será, primero el engaño y si este no funciona emplea la fuerza bruta. Mientras que la izquierda entiende la  política como una ciencia exacta. La praxis es su manual científico. Y así la teoría y la práctica se funden  como  fundamento político...

viernes, 1 de septiembre de 2017

Mentiras, ocultaciones, silencios y olvidos



 Por Ramón Alonso. LQSomos. Agosto 2017
 La mayoría de los gravísimos crímenes cometidos por el Régimen franquista, tanto en la guerra como en la dictadura, no solo fueron responsabilidad del dictador. Hubo muchos otros autores o cómplices de los mismos, algunos por su afán de venganza, pero en muchos otros casos, sobre todo durante la larga tiranía, les guió el ánimo de lucro. Finalizadas las operaciones bélicas, tras muchos miles de ejecuciones extrajudiciales, Franco y sus cómplices se hacen con el poder. Cesan las acciones bélicas, pero la violencia dirigida por el nuevo gobierno no. Se inicia una persecución implacable, en la que participan miles de militares, policías, guardias civiles, jueces, y todo tipo de adictos al Régimen contra los vencidos. El balance de estos actos de puro terrorismo de Estado supera las cien mil ejecuciones, centenares de miles de encarcelamientos y la depuración en las administraciones de los miles de funcionarios que no habían mostrado su apoyo a los sublevados, para ser ocupadas sus plazas por personajes que sí habían evidenciado su “patriotismo”. Muchos de los condenados a largas penas de cárcel son obligados a trabajar en obras faraónicas, por míseros salarios. Pasados los años cuarenta, la ferocidad represiva se atenuó, para incrementarse los últimos años del tirano, que murió matando.
Una elevada proporción de los numerosos participantes (muchos con las manos manchadas de sangre) en tan importantes misiones, obtuvieron cuantiosas recompensas económicas por sus “patrióticos servicios”. A los fabulosos beneficios procedentes de la explotación de presos, se les deben añadir otros de orígenes tan “nobles” como el embargo de bienes de los desafectos, el contrabando, el mercado negro, etc. Este numeroso grupo de personas, tenían muchos intereses en común y un claro objetivo político: La ocultación de sus delitos y responsabilidades mediante cualquier método. La dictadura no reparó en medios para ocultar tanta iniquidad, corrupción y desvergüenza. Mediante el terror se impuso el silencio: pánico entre la población, férrea censura en los medios de comunicación y castigos ejemplares a los excesivamente locuaces. En la prensa solo aparecían las glorias y hazañas del Régimen, entre ellos los éxitos de las fuerzas represivas. En síntesis, se tapó todo lo que criticaba al conjunto de facinerosos que dirigían el país y se acalló toda información que considerasen nociva para sus fines.
Continuadores del franquismo

La muerte del dictador supuso en poco tiempo cambios de importancia. Se concedieron formalmente libertades democráticas similares a las de otros países, pero bajo una monarquía impuesta por la dictadura y un aparato de Estado que era una ligera actualización del anterior para administrarlas. “Milagrosamente” los mismos jueces, los mismos policías, los mismos sistemas se habían vuelto democráticos. El marco jurídico que amparaba el autoritarismo en sus distintas formas , el corporativismo y la endogamia en los cuerpos superiores de la administración del Estado, así como la impunidad de determinados personajes, los favores, enchufes, amaños y regalos siguieron (y siguen) existiendo e influyendo de manera decisiva en la aplicación de leyes y tomas de decisiones.
Es decir, tenemos una pseudo democracia que ampara los derechos de expresión, de asociación, de huelga, de manifestación, pero que sigue protegiendo a los mismos canallas. Lo peor es que cada día vemos que las libertades van siendo recortadas, que la arbitrariedad de algunos jueces y fiscales es cada día más frecuente, que la palabra de los servicios policiales es prueba suficiente para imponer fuertes multas administrativas, con la particularidad de que la parte que denuncia es la misma que sanciona y decide con total discrecionalidad el importe de elevadas sanciones que, o se abonan en su totalidad, o Hacienda emite órdenes de retención hasta su liquidación o prescripción.
Como se ha expuesto antes, en la administración y la justicia, existen vínculos familiares y personales muy potentes con los antiguos represores y por tanto hay muchos intereses políticos y personales para que una vez calumniadas, ejecutadas, encarceladas o privadas de sus derechos una ingente cantidad de personas, se les silencie u oculte, para que con el paso del tiempo se les olvide, así se les vuelve a castigar aún con más severidad. Se las condena a su desaparición de la historia.
Hoy vemos que las armas de fuego callaron hace años. Pero otras armas, igual de peligrosas siguen actuando:
La mentira, fiel compañera del Régimen, de uso cada vez más frecuente, véase algunos pretendidos periodistas o historiadores.
La ocultación, mediante montajes jurídicos: Caso del juez Garzón o mediante tergiversaciones en libros de texto o series de TV.
La calumnia: Se trata de historias de abuelos cebolleta: “fue inevitable, no fue para tanto, todos tuvieron su parte de culpa”…
Nos encontramos ante hechos muy graves. A los cientos de miles de asesinatos extrajudiciales de la guerra civil, hay que sumarles los miles de asesinatos, los encarcelamientos de miles de personas y la privación de todo tipo de libertades durante los más de 39 años que duró la criminal dictadura. No podemos permitir que el inexorable paso del tiempo, la mentira, la ocultación y el silencio condene a todas estas víctimas al olvido, a la muerte histórica. Ni los asesinados, ni los presos ni toda la ciudadanía española merecen semejante afrenta. No obstante debemos ser conscientes de que el tiempo juega en contra nuestra, la muerte y la enfermedad han dejado al margen a muchos de los que sufrimos esos horrores, pero nos queda una última tarea que cumplir: Dejar permanente recuerdo de tanta ignominia. Para ello, dejemos pruebas y testimonios de lo que sucedió. Publiquemos, con los mayores detalles y documentos nuestras relatos y constituyamos (o aportemos a los ya constituidos) un gran fondo documental de denuncia de los crímenes de la dictadura para que el sacrificio de tantos, no haya sido en balde.