Sigue por correo los nuevos artículos

viernes, 14 de noviembre de 2014

A PROPOSITO DE PODEMOS Y SU IDEOLOGIA



                              ¿Que hacer para no equivocarnos de enemigo?


              Si piensas que el marxismo está desfasado  y a la vez piensas que hay que cambiar la realidad socio-política que te rodea y no sabes cómo hacerlo…., algo falla en tu sistema de raciocinio, o más bien tu cerebro ha sido vaciado y manipulado a conciencia

Por beniezu  

                     Sin duda alguna en la actualidad el dominio de la ideología burguesa y el control policial sobre la población en los campos de la  identificación y seguimiento individual y colectivo es impresionante, y a no dudar que también lo serán aún más y a extremos no conocidos desbordando los  márgenes de las leyes ya conocidas y actualmente establecidas. No olvidemos que en los EEUU, la hegemonía del Sistema capitalista, ya dispone de leyes  absolutamente permisivas apoyadas por el sospechoso y recurrente  escudo de la “lucha antiterrorista”. Y este aumento del control represión y la intoxicación ideológica mediática controlada por los propios oligopolios mediáticos, mayoritariamente afines al Sistema, está siendo no por capricho o paranoia policial sino que por las propias necesidades de supervivencia del Sistema.

                  Sistema capitalista que con sus formas neoliberales cada vez más agresivas y demoledoras inevitablemente están agrediendo y socavando el ya mermado y escaso estado de bienestar no solo de la clase trabajadora sino también de capas de clases medias proletarizándolas y abocándoles al desempleo, y que por lógica matemática comienzan a revolverse y a cuestionar el Sistema. Y este  agresividad del Estado no es más que un  reflejo  defensivo contra su enemigo natural, la clase trabajadora a la que pretende doblegarla y mantenerla sumisa. Y a la vez, quizá porque temen perderlo todo, o por rencillas y denuncias internas, está  coincidiendo con la salida a la luz de  casos de corrupción cada  vez más frecuente

                                                                             


                                                                                          

                             El eterno pánico de la burguesía a la revolución socialista


                  Es el eterno y disimulado temor a la rebelión y a la insurrección de la clase trabajadora contra el Sistema capitalista, y contra la clase dominante burguesa, es el fantasma que siempre les estará  acechando.  Será siempre un temor permanente  que acompañara a la burguesía mientras exista como clase social dominante y que nunca lo hará público por razones obvias, pues lo ven como un estigma de clase heredado e  inconfesable del que no pueden desprenderse porque pueden más sus impulsos primitivos  egoístas e insolidarios que le proporcionan privilegios de vida acomodada, y de alto estatus social a costa de trabajador, rechazando los valores de la racionalidad ,  igualdad y solidaridad entre los humanos  que proporciona la paz y la concordia.

            La imagen de la toma del Palacio de Invierno Zarista por las masas hambrientas y maltratadas por aquel Régimen Zarista  semi feudal y que culminó con la toma del poder por los  Bolcheviques desmoronando el poder de aquellas clases dominantes. Que eran mezcla de burguesía, rancias noblezas y castas militares, fue un auténtico mazazo de alerta para las hasta entonces seguras y acomodadas burguesías mundiales. Por primera vez en la historia se  dio una revolución proletaria arrojando del poder a las clases dominantes explotadoras que  perdieron todos sus privilegios económicos y de poder político.

              La clase trabajadores para la burguesía serán siempre su enemigo endógeno e inseparable y llegado el momento será la causa de su muerte como clase dominante y como clase social. Pero a la vez estos trabajadores, para la clase  burguesa, y exclusivamente en su función  productiva, también será una clase social necesaria para esta porque le necesita para ENGORDAR A SU COSTA. Sin ella, no existirían como clase privilegiada. La odia y la necesita porque sabe que algún día será la causa del final de sus privilegios. Si pudiera explotaría a la clase operaria a su costa  hasta el límite de mantenerlos en niveles  de subsistencia y encadenados  al puesto de trabajo.

          Y esto no es una frase retórica, pues este dato consta en la  propia historia del desarrollo de la burguesía, donde el empleo de la esclavitud,  como forma de producción más rentable, acelero la acumulación de capital de aquellas incipientes burguesías en sus comienzos de crecimiento y consolidación como clase social, incluso en casos llegaron al propio genocidio de poblaciones indígenas enteras , donde sus víctimas  preferían morir antes que ser sometidas a la esclavitud, hechos ocurridos en algunas islas del Caribe donde su población autóctona precolombina fue exterminad por las duras condiciones de trabajo  y por suicidios  siendo este el motivo de la importación masiva de los esclavos negros africanos.

               Esto ocurrió, sobre todo en la América en la época colonial y tras la independencia de aquellos estados donde la burguesía  se hizo con el poder .Y ante la necesidad de mano de obra sin cualificar  sobre todo durante la explotación de cultivos masivos como la caña, algodón etc. productos que la metrópoli demandaba en grandes cantidades y para ello  los empresarios y hacenderos burgueses recurrieron al máximo beneficio del trabajo esclavo. El movimiento antiesclavista se desarrolló finales del siglo XVIII, culminando con la abolición de la esclavitud en la mayor parte de los países del mundo, no sin fuertes resistencias (como la Guerra de Secesión en Estados Unidos) Pero no pensemos que el triunfo del sector de  los abolicionistas sobre los esclavistas fue por motivos de lógica humanidad, esa es la historia oficial que nos siguen contando para dejar en buen lugar a la ideología burguesa.

              Por esa época, la intelectualidad progresista sí que abogaba por abolir la esclavitud, pero el motivo principal de que la clase dominante la abolió fue por los condicionantes económicos de la época que preconizaban la expansión y el desarrollismo del capitalismo.  Para eso era vital además de la producción masiva de mercancías  también sería necesario el consumo masivo de estas,  y poco podían consumir las masas de obreros en régimen de esclavos, era preciso pues darles un status de libertad que les arrogase la facultad de producir y consumir.

           Y de este modo podremos descubrir una más de las argucias ideológicas de la burguesía , haciendo pasar lo que fue una fría y calculada adaptación a las necesidades del mercado ( su dios) y la producción  como un acto de nobleza y humanidad para con los esclavos . De hecho no muchas décadas después en los años de expansión de la era industrial, en plena expansión del capitalismo, podemos ver el trato inhumano de súper explotación que se aplicaba  en las minas y en las fábricas  contra unas masas proletarias donde hasta los niños eran explotados por un miserable salario que justo les daba para subsistir, y que tuvieron que luchar como fieras para ir consiguiendo pequeñas y escalonadas cotas de bienestar.

          La burguesía Es pues enemiga visceral de la clase operaria,  jamás la ha respetado, y si a lo largo del mundo y de  la historia, está a conseguido cotas de bienestar , lo ha sido a costa de enormes sacrificios  y luchas salvajes  contra la burguesía,  donde han dejado miles de víctimas en sus desiguales y heroicas  luchas por un salario digno, en sus enfrentamientos contra los matones del capital , policías, ejércitos , jueces etc. todos ellos instrumentos  coercitivos del Estado servil a los intereses de la burguesía para doblegar  y rendir al trabajador.

         Odia y  desprecia al trabajador  pero a la vez la necesita para su propia existencia, como el ganadero que cuida a su rebaño para sacrificarlo más tarde. Y el conocimiento de este aspecto de la dependencia es significativo y necesario que sea expandido entre los trabajadores, sobre todo para desmitificar el status de honorabilidad y superioridad inamovible de la burguesía. Pues  los trabajadores, como clase social,  no necesitan para nada a la burguesía como clase  para su propia existencia, es más, les dificulta y es un freno para su propia expansión y desarrollo. Fundamentalmente  porque es una clase parasitaria que se apropia de la mayor parte del fruto de su trabajo para emplearlo  siempre en beneficio propio, y no en el interés  de la  mayoría  social.

              Y esta contradicción estará apagada  mientras  no aflore  a la superficie su evidencia, cosa que ocurrirá cuando una serie de condiciones lo propicien, Y cuando esto ocurra,  que la clase trabajadora tome consciencia de su situación real de explotado y marginado político, cuando  se CONCIENCIE de su condición de clase explotada por otra clase social que es innecesaria, parasitaria, y perjudicial para el desarrollo  social y económico de la sociedad en general. Entonces se habrán dado las  condiciones para la transformación de la sociedad, para el cambio radical de las relaciones de trabajo, y para la toma del poder político por la clase trabajadora, para la revolución socialista, en una palabra. Porque esa conciencia social, se llama también CONCIENCIA DE CLASE,  y es el arma más poderosa que las masa de la  clase operaria tiene para propiciar los cambios revolucionarios en la sociedad.

             Y con esa toma de conciencia  de la realidad por parte de la clase trabajadora ya se está dando una de los factores  necesarios para esa Revolución, aquí se estaría   dando la CONCIENCIACION, los otros dos factores necesarios serán la ORGANIZACIÓN y la DETERMINACION.

                 Y esto la sabe la burguesía y  por ello no pierde un solo día en su sorda y sibilina tarea de guerra psicológica para despolitizar a las masas y así adormecer esa  conciencia de clase del trabajador pues sabe que es un arma mortal para sus intereses si se activaría.  Porque la correlación de fuerzas es tremendamente desproporcional,  millones de seres humanos enfrentadas a un puñado de oligarcas y empresarios junto a sus matones. Fuerzas enemigas  que  solo se mantienen  en equilibrio por el enorme poder mediático y virtual que la burguesía ejerce sobre las masas de trabajadores y trabajadoras  que hace que las mantenga adormecidas y sus energías en suspenso, pero que no dejan de estar POTENCIALMENTE vivas y en suspenso.

            El triunfo de la revolución Bolchevique en 1917 fue un tremendo revulsivo que conmociono su placida confianza en el poder de dominación que la burguesía ejercía a nivel mundial  sobre los  trabajadores, y que se agudizo aún más tras la derrota del fascismo Hitleriano, mayoritariamente por las fuerzas rojas, que  arraso sus ejércitos a través de media Europa hasta Berlín donde se rindieron incondicionalmente al Ejército Rojo A pesar de que en el “ mundo libre Occidental” nos  han pintado a los EEUU como los “héroes de la película” ¡¡Que nos iban a contar si se quedaron temerosos y  desarmados  de reconocer el poder que había adquirido la URSS y su Sistema político  libertador. ¡¡

            Su respuesta no tardó en llegar en la forma de “Guerra Fría” para contrarrestar la influencia de las ideas socialistas que se estaban expandiendo por el mundo , y este fue  el motivo por el que el Mundo Occidental burgués ,entro en una guerra ideológica con la ideología comunista y con la URSS para enfrentar su expansión. Todo por causa del temor a que la revolución llegase a sus puertas, pero no por el ejército invasor soviético, eso  nunca estuvo en sus planes, era el peligro interno a la revolución lo que siempre les aterrorizo y les sigue quitando el sueño.   Pero aquellos tiempos ya pasaron , y el bloque socialista, se desmorono , sucumbió  no en una guerra  con las fuerzas imperialistas  de la burguesía , ni tampoco por una revolución interna , fue una implosión ,un fenómeno peculiar provocado por otras fuerzas tan dañinas y demoledoras con aquellas , por la propia desidia y falta de politización  de unas masas  que habían perdido la confianza en sus dirigentes  que   habían burocratizado   y corrompido el Sistema.

          Pero el mayor y más  grave problema es que estas masas habían perdido su CONCIENCIA  de clase trabajadora y su confianza en sí mismas como clase dirigente  estructurada  y organizada  conscientes de su papel de guardianes de las conquistas y de la revolución, delegando a la burocracia esta misión que no tardo en corromperse.  Es decir se descuidó  el factor principal  de toda revolución, la conciencia revolucionaria de las masas. La cual es tan necesaria para la toma de poder como para defender las conquistas de la revolución
            .  Lección básica que debemos aprender de aquellos fatídicos errores,  aquellos que queremos llevar  el socialismo al pueblo y a las masas  es  que no solamente  es preciso la concienciación  y organización de estas   masas para la toma del poder ,sino que esta metodología debe ser constate y permanente, hacer la revolución no es un trabajo temporal sino permanente,  y  nunca se debe bajar la guardia  de la custodia de sus  máximos valores, la concienciación y la organización  constante y activa de las masas en  su papel dirigente en el proceso revolucionario, que nunca estará completado mientras  acechen en el exterior las potencias de la burguesía. Son imprescindibles las organizaciones de masas, en las fábricas, en las universidades, en los hospitales, en los ministerios etc. Y toda la masa trabajadora organizada en sus puestos de trabajo en asambleas, formando comités y delegados etc. de donde surgirá el Poder Popular para la dirección y el control del devenir de  la Revolución. 

               Pero volvamos a la cruda realidad  de los tiempos actuales, que como veremos  la  importancia del factor Conciencia, como  metodología  de lucha de posiciones  es también asumido por la burguesía y su estrategia de dominación en su mundo Occidental. Y así entre las armas de la burguesía  para  enfrentar a su eterna  enemiga, la clase trabajadora, es similar en sus formas, PERO A LA INVERSA La burguesía también pretende incidir en la conciencia de las masas, pero exclusivamente para ANULAR y DESTRUIR a esta. E infelizmente lo hace con efectividad, gracias a su posición favorable que controla el Estado y todo su resorte, y sobre todo   su  PODER MEDIATICO  de forma continuada y permanente pero para incidir en la población trabajadora  para despolitizarla y desestructurarla de su condición de clase, para vaciar sus cerebros de su mejor arma, su conciencia de clase.

                    Sus formas  son sinuosas e imperceptibles para la mayoría de esta clase trabajadora y de la población. La acción es silenciosa en sus métodos pero no en sus crudos resultados que han conseguido  crear masas de cerebros sin conciencia  política, y  sin conocimiento de la  realidad que les rodea. El enemigo no descansa y es efectivo  en  esta tarea.  Incluso, que nadie lo dude, también  empleara argucias de camuflaje de falsa bandera, como por ejemplo aparentar ser de izquierdas y aprovechándose de  poca o nula formación política de las masas para predicar estereotipos de la derecha  vistiéndolos de izquierdas. Es de vital importancia para la izquierda, para aquellos que se proclamen  sus seguidores, tomar conciencia de estos métodos de guerra psicológica para causar daños de identidad entre las masas. Debemos detectar y desconfiar de aquel discurso ambiguo populista y radical sobre todo que parecen querer comerse el mundo del “enemigo” en el poder, pero que nunca lo  identifican con sus auténticos nombres y apellidos.

            Siempre serán genéricos ,tales como “casta “ ,  “oligarquías” , “clase política” etc. y a las victimas mayoritarias de sus atropellos se les considerara  simplemente “ciudadanos” donde entran todo el mundo, desde los trabajadores explotados , desempleados y suicidados hasta los banqueros, empresarios  culpables de aquellas canalladas, todos parecen tener los  mismos intereses políticos y el mismo denominador común el de “ciudadanos” Y esta confusión  y ocultación intencionada  que oculta la realidad de las clases sociales, no pensemos  que es un “desliz” o una forma “modelna” de llamar a los conceptos.

                  OCULTAR  la realidad de las clases sociales y de la existencia de la lucha de clases  en las sociedades controladas por la burguesía, NO OLVIDEMOD ESTO,  forma parte, de los fundamentos de la propia de sus discurso político y de su ideología burguesa,  y quien lo haga, presuntamente desde una intencionalidad “justiciera” no   lo va hacer como un detalle banal sino más bien llena de perversidad calculada, posicionados claramente en el bando de la burguesía.

              Es conocida la  naturaleza de aquellas  mareas de indignados, 15 M y otras  donde destacaban su presunto “apoliticismo” y su fobia por  conceptos como “izquierda” y derecha”etc. Al final parece que Podemos ha recopilado una serie de estereotipos, que se barajaban entonces y no son, aunque nos quieran convencer, originales de aquellas movidas, más bien son el compendio de los estereotipos  expandidos por el poder mediático durante décadas  que podríamos reducirlos en un simple  “apoliticismo generalizado” para ir conformando en su momento, una especie de “ideología”, que no es tal , como es obvio, sino más bien un batiburrillo de  laboratorio compuesto de estereotipos perfectamente estructurados entre ellos que al final inducen, no a aceptar una ideología coherentemente estructurada, sino  a provocar reflejos inconscientes  de aceptación y de rechazo sobre temas perfectamente calculados tendentes a reforzar la ideología dominante de la burguesía basada en la negación de la lucha de clases , y de los valores tradicionales de la izquierda, EXCLUSIVAMENTE para pretender (esta vez con sibilina perversión) desarmar ideológicamente a la clase  trabajadora en general como enemigo visceral y endógeno de la burguesía.   Una “ideología” basada en, valga lo absurdo, en la anti ideología, es decir en el “apoliticismo” (1)

                     Y parece ser que esta “ideología”  ha encontrado en Podemos su encaje perfecto para llevarla a cabo. Todo con el fin de NO PERMITIR que las  energías de la indignación que están produciendo los atropellos, los recortes, el desempleo, la corrupción etc. que  sean encauzadas por su cauce natural  transformador que solo podría ser desde una izquierda consecuente comandada por las victimas más  afectadas, por la clase trabajadora, es decir por la  izquierda consecuente y real. Se pretende impedir  esta deriva izquierdista  y hacerlo por un cauce estéril y falsario que no va incidir en absoluto en las causas que han provocado los males ni mucho menos corregirlos. Y  solo conseguirían algunos cambios estructurales, insignificante, es decir cambia algo PARA QUE TODO SIGA IGUAL.

            Aquí es importante clarificar la diferencia entre CONCIENCIAR a las masas que  preconizamos desde la izquierda, concepto basado en el conocimiento de conceptos y la interacción positiva entre ellos  al contrario de la machacona y repetitiva emisión  de estereotipos en los cerebros que hacen que asimilen inconscientemente una serie de valores  cuya misión no es convencer sino  que intoxicar  y robotizar.

          “La masa social ha sido víctima de la ideología dominante, que machacona, insistente y omnipresente moldea su cerebro, mejor sería decir, vacía  su cerebro de  todo atisbo de cordura, criterio, y racionalidad, siendo la base de su efectividad la machacona repetitividad de tópicos tendentes, no a convencer sino que a intoxicar y provocar sentimientos de repulsa y odio  hacia el concepto emancipador del socialismo o comunismo,  al que previamente lo han deformado, satanizado y vilipendiado hasta  extremos infinitos”. (2) 

(1)  http://beniezu.blogspot.com.br/2012/10/entre-indignados-manipuladores-lucha-de.html 

(2)Fragmente del artículo “Que es y para que se creó el anticomunismo” http://beniezu.blogspot.com.br/2014/04/que-es-y-para-que-se-creo-el.html