Sigue por correo los nuevos artículos

sábado, 19 de abril de 2014

UN MUNDO FELIZ DE PRODUCTORES CONSUMIDORES INDIVIDUALISTAS Y APOLITICOS

               
             Por beniezu
            El prototipo del  individuo  que los Sistemas neoliberales del Occidente actual aspiran a modelar en cada trabajador, es un individuo  productor consumidor eficiente e individualista, una especie de  robot que actúa por estímulos subliminares previamente incrustados mediáticamente en su cerebro, ya desde temprana edad; prensa, cine, TV, publicidad comercial etc. Se pretende crear individuos  no pensantes políticamente, (analfabetos políticos) y receptivos a las consignas publicitarias consumistas, e individualistas.

                                                                    

         A través de la machacona insistente y sibilina acción mediática se pretenderá crear individuos desligados del compromiso social y político, alejarlos de los valores de la solidaridad, y del compromiso social, fomentando el individualismo y el elitismo como valores a alcanzar, donde a la vez se persigue, sinuosamente, que el individuo  desprecie los valores del grupo y de la colectividad,  que incluye  el valor del trabajador como parte integrante de la clase trabajadora  como clase social. Se trata en el fondo de estigmatizar a los trabajadores como clase social, desestructurarle de su grupo natural y ahuyentar su potencial y vital conciencia de clase.
             Además de desestructurar al trabajador como clase social, se pretende también crear mentes ignorantes, mansas y  sumisas al poder establecido, haciéndole ver que el Sistema funciona,( ocultándole que existen otros sistemas mejores) y que puede proporcionar el “éxito” personal si el trabajador se desliga del grupo y decide escalar el escalafón del éxito personal, buscándose la vida individualmente, incluso pisando a sus compañeros, y tendrá que aguantar, ser, estar y hacer , lo que el Sistema les depare, hasta que le llegue su oportunidad de “triunfar”. El Sistema le dirá que la determinación personal y la confianza en el propio Sistema, es el secreto del “éxito” personal en la sociedad.          
            Pero esto solo lo podrán conseguir los mejores y más ambiciosos. Son el reclamo publicitario para vender el Sistema ,que dicen es  muy generoso con los “emprendedores” La gran masa, el 99,01 % de los no “triunfadores”, tendrá que limitarse a PRODUCIR Y CONSUMIR y  cuando el trabajador no le sea rentable como productor, o porque  el interés empresarial lo exija, ( el mercado ,esa especie de dios, suele ser una buena disculpa) lo arrojara  al desempleo, como una maquina obsoleta,  y ya sin ingresos, tampoco le sirve como consumidor sin salario y lo tratara como  “perdedor”, como basura no reciclable que será solo una carga para para el Sistema, que consumiría recursos públicos ( cada vez más escasos, por la avaricia del Sistema) sin aportar nada, y sería un “delincuente” potencial.
          Lo ideal y deseable, para el Sistema,  sería que el “individuo improductivo” se “auto destruyese”, pues ya ha sido inducido a ello estimulando sus instintos primarios egocéntricos e individualistas de triunfar por encima de sus compañeros, y ahora desempleado, humillado, y “fracasado” sin futuro, se autodestruirá, suicidándose.
           Este es el modelo ideal de proletario al que aspira y se empeña en ello el neo liberalismo capitalista, el ciclo vital-laboral al que  estarán abocados los trabajadores si no lo remediamos antes.  Estos nuevos tiranos, con  sus prácticas neoliberales pretenden dejar atrás  aquel Imaginario y tenebroso mundo futurista  de George Orwell  en su novela  “1984”,donde los seres humanos serán meras piezas de la maquinaria de un  sistema totalitario , vigilados y controlados, por “técnicos apolíticos”  ( político-policías)
            En el mundo globalizado occidental actual vivimos en sociedades controladas por las elites de la burguesía, que ha generado un neoliberalismo económico brutal, que les está proporcionando las mayores ganancias económicas de su historia como clase dominante. Y claro, todo a costa de la clase trabajadora, que también se está empobreciendo a marchas forzadas y en el sentido inverso al de  las elites de las burguesías.
             Y  este creciente empobrecimiento de la clase obrera ha ido también paralelo a la pérdida de su conciencia de clase. Y no ha sido por casualidad, ha sido planificado y calculado por el propio Sistema donde se ha empleado a fondo en la tarea de crear “analfabetos políticos con sus técnicas de manipulación mediática para descerebrar conciencias obreras fundamentalmente.
             Sus técnicas son tan sofisticadas  que es casi imposible que el común de los ciudadanos  perciba la manipulación y el engaño  a que son sometidos. Sin apenas percibirlo son atrapados como las moscas, en una invisible tela de araña, que los enreda en hábitos, dependencias, y opiniones en apariencia imperceptibles, que los hará comportarse como zombis, en aquellos retos y  actitudes que el Sistema programara: Por ejemplo en unas elecciones, en una opinión sobre  hechos concretos que les inducirá  al aplauso o condena según interese al Sistema. etc.
 Tal y como estamos viendo lo que está ocurriendo en el Estado, el creciente y desproporcionada acumulación de capital por parte de las elites económicas y, sospechosa y  paralelamente ocurre el empobrecimiento y la  despolitización de la clase trabajadora.
                Quizás exagero pero este  sería el escenario idílico para la casta de elites capitalistas, que trabajan denodadamente para ello. Y lo hacen sinuosa y lentamente con perversa intencionalidad manipuladora, a espaldas  de la mayoría de la ingenua población que no percibe como le están envenenados ideológicamente a la par que le están  vendiendo, y a precio caro, un negro futuro deshumanizado a extremos impensables