Sigue por correo los nuevos artículos

jueves, 24 de septiembre de 2015

¿Sera La “filantropía” el motor de la historia, y los políticos burgueses filántropos?

                                      
                                                       CUADERNOS DE PEDAGOGIA POLITICA

Por beniezu

Marx escribió que la historia de la humanidad es la historia de la lucha de clases, con ello nos señalaba el determinismo histórico de las luchas generadas por los conflictos sociales en la historia de la humanidad como consecuencia de las tensiones inherentes a toda sociedad políticamente organizada en diferentes clases sociales y con interese económicos antagónicos. Y esta es la clave de la historia de la humanidad, la lucha entre las fuerzas hegemónicas históricamente ya caducas que se resisten con violencia a ser retiradas del Poder por las nuevas fuerzas emergentes y progresistas. Y son esos episodios convulsos y revolucionarios que se suelen dar a lo largo de la historia de la humanidad los que determinan el devenir político y social de la humanidad, su progreso, su estancamiento o incluso su destrucción tal como ha ocurrido con algunas civilizaciones desaparecidas por estas causas apuntadas.

          Y el factor principal que las genera son sus propias contradicciones internas que estarán llamadas a radicalizarse hasta su estallido. Y estos factores son el propio desarrollo de las formas y las relaciones de producción que finalmente se tornan inviables, insoportables e inoperantes se tornan generadoras de conflictos enfrentamientos y revoluciones hasta que se dan los cambios radicales. Y la historia también nos dice que los protagonistas y el denominador común en todos estos conflictos suelen ser las fuerzas productivas del momento histórico, sus relaciones de producción entre los propietarios de esos medios y las fuerzas del trabajo productivo, es decir, los trabajadores.
 
TAL PARA CUAL

                Estos ciclos se viene repitiendo a todo  lo largo de la historia de la humanidad , desde el Sistema Esclavista sometida por regímenes militaristas imperiales donde los trabajadores solo tenían el rango de botín de guerra pues los prisioneros eran utilizados como esclavos, no disponían ni el más mínimo derecho. Este régimen esclavista  fue derrotado por un nuevo orden llamado Sistema Feudal  compuesto por unas castas dominantes de la nobleza donde la iglesia y la religión tenia rango de autoridad militar y espiritual conformando la monarquía como clase dominante. Estas noblezas competían entre ellas en interminables guerras para conquistar el “botín de guerra” que consistía en apropiarse del conjunto de los grandes territorios productivos y ser propietarios de los campesinos-siervos que estos estarían obligados a trabajar para su propio beneficio en un régimen que aunque mucho más benévolo que el esclavista sus derechos seguían estando muy restringidos. Luego vendría la burguesía, como clase social emergente, surgida de aquellos gremios de artesanos emprendedores que solían agruparse en los llamados “burgos” o villas donde se concentraban estos profesionales y que el Sistema Feudal, como casta dominante les incordiaba e impedía su desenvolvimiento hasta que esta nueva y emergente clase social burguesa se desenvolvió hasta el extremo de revelarse acabar con el sistema feudal, dando al seguimiento del Sistema Burgués o capitalista.

              Y esta la clase emergente burguesa que más tarde en su expansión fue la creadora de la revolución industrial que supuso una gran transformación en las formas de producción y de las relaciones y formas de trabajo  donde importantes sectores de trabajadores lograron  alcanzar  cierto “estado de bienestar” pero que es indudable que ya en este siglo XXI se están dando  el fin de su camino y dominio  y que  el modelo de  sociedad capitalista ha llegado al final de su ciclo  desarrollista y se encuentra en estado de retroceso, se encuentra en parámetros,  no solo de caducidad sino de quiebra, por los conflicto de todo tipo que está generando. Y esta burguesía, como clase social dominante, al final de su ciclo vital, se resiste a base de guerras represión y técnicas modernas de control social a ser desplazada en el poder de dirigir el nuevo ciclo por la nueva clase social emergente, la clase trabajadora.  Y así en la actualidad es el propio Sistema capitalista el que está generando sus propias contradicciones que serán las que le arrastraran a su propia destrucción con la consustancial participación del recambio histórico de las nuevas fuerzas emergentes para un nuevo orden político-social.
           Y así es comprensible que este discurso histórico de Marx sea tabú para la ideología burguesía. Sus ideólogos burgueses temen y huye de ese determinismo, hasta extremos de que ni siquiera la mencionan en su ideología, pues aceptarla supondría reconocer que su hegemonía en el Poder político social tiene caducidad y va ser suplantada por otro poder emergente, por la clase trabajado .Y es comprensible esta actitud pues por muy evidente que sea la realidad, si esta le jode a uno mismo, no la va ir pregonando por ahí. Se entiendo que la burguesía en su quehacer político hulla de dar protagonismo a las masas y a la historia lo suyo es exaltar el individualismo como el protagonismo de la historia y de las civilizaciones. Entonces nos podríamos preguntar ¿Sera que la burguesía tiene alguna otra definición para explicar el motor de la historia?
            Y si aplicamos rigurosamente esta sesgada visión del protagonismo individualista como determinante en  las transformaciones sociales  nos llevara a la afirmación de que el individuo y su determinación es el protagonista  del devenir político y de  las transformaciones históricas en las sociedades .Es sus libros de historia  nos llenan las paginas con nombres de individuos , reyes ,lideres, presidentes, generales, prohombres  históricos , como los protagonistas de  hazañas que han elevado  o arruinado a un determinado  país. El determinante siempre es el individuo y sus circunstancias, nuca las clases sociales sus contradicciones y sus luchas. .La historia en general es contada como la sucesión de biografías múltiples de gobernantes excepcionales como los auténticos héroes protagonistas de la historia y de todo tipo de transformaciones sociales.  Y esta forma simplista de contar la historia no es banal es perfectamente estudiada para elidir e ignorar al autentico protagonista de la historia, a la lucha de clases.
           sta forma simplista de interpretar la historia nos lleva a unas curiosas y reveladoras conclusiones pues vemos que para justificar el individualismo y sus ‘’virtudes” como determinante motor de la historia y el progreso, afirman que su desmesurado interés por copar cotas de poder político no es el estímulo económica del lucro y el enriquecimiento personal. Entonces, Que explicación les queda? La verdadera motivación no la expondrán nunca, es obvio que no lo harán como también es obvio que lo hacen por el mismo aliciente de los patrones para quienes trabajan, las oligarquías, es decir el lucro y la avaricia.
           así pretenderán convencer a la sociedad a la que engaña que su vocación política ES por un incontenible impulso altruista de hacer el “bien a su país”, desinteresadamente por supuesto, lo es por nobles impulsos de la filantropía o de la escatología. Y así desde un simple cargo de concejal, diputado, consejero, ministro hasta el propio cargo de presidente del gobierno o incluso un Rey,  estarían impulsados  por el encomiable espíritu de un  puro altruismo  en pro del bienestar de  la sociedad y de su país. Esta  justificación, como es evidente es difícil de sostener  por aquellos que trabajan precisamente al lado del CAPITAL y del capitalismo cuya razón de ser es el lucro y la avaricia
           Y claro esto nos lleva a la explicación del porque de ese loco afán que tienen los políticos de la derecha burguesa a copar puestos de poder político, a presentarse a las elecciones gastando ingentes cantidades de dinero  en campañas electorales, incluso a  financiar golpes de estado para tomar el poder tras fracasar en las urnas, incluso a financiar guerras terribles e inhumanas comandadas por políticos iluminados para llevar a la “patria al lugar que le corresponde “o “Para llevar a España a un destino en lo Universal” y otras chorradas similares.  Solo podría ser por ese altruista e incontenible impulso de ser y sentirse sus miembros los protagonistas del “motor de la historia” la mano del progreso. Una mano invisible divina les guía, como a Moisés, para salvar el mundo llevándoles por el camino certero. Y todo esto, aunque parezca cachondeo, es la conclusión  lógica a la que nos abocan tras escucharles y leer la lectura de sus cuentos y narraciones de la historia de oficial.
Cuantas triquiñuelas de unos políticos al servicio del capital y de sus prácticas depredadoras y habilidad para elaborar cuentos chinos para justificar lo injustificable de que el único afán que les mueve a arramplar cotas de poder político es el lucro y la avaricia. El lucro y la avaricia de una minoría que se enfrenta a las ansias de libertad y bienestar, incluso a sus necesidades básicas, de una inmensa mayoría. Pisotean  las claves de la lucha de clases y de la política. Nos pretenden decir que no existe la lucha de clases, que la política es pura armonía y concordia entre “iguales “y que los políticos burgueses al servicio del capital  se mueven impulsados por el “amor a sus vecinos”
Porque veamos.  ¿Qué tipo de servicios políticos se puede hacer a la sociedad y desde que perspectivas? Desde una visión de la izquierda marxista solo se pueda dar la explicación desde la visión de la lucha de clases, es decir que los servicios políticos solo se pueden implementar hacia dos vertientes o bien al servicio de la clase social burguesa representada por el capital o bien hacia la clase trabajadora. Desde la izquierda vemos la cruda realidad de las clases sociales y las depredadoras intenciones de la burguesía contra los trabajadores Y desde la izquierda se considera la actividad de los políticos como militantes de la clase trabajadora en una guerra por la libertad y la emancipación, y así los políticos de la izquierda deben ser la parte más técnica entregada y consciente en la tarea de construir un Nuevo Orden político al servicio de los trabajadores.
      Mientras que los políticos burgueses, al estar atrapados en sus propias contradicciones de negar la lucha de clases; ¿que argumentos les quedan para explicar su función de políticos? No pueden decirnos que sirven a las clases oligarcas, y a la clase burguesa en general ! menuda  publicidad seria, no sacarían un solo voto de los trabajadores, ¡¡ Solo les queda el recurso fácil de decirnos que estarán al servicio de los “ciudadanos” por el bien común ,concepto comodín que incluye a los pobres y a los ricos, y pretenden decirnos que van a dictar unas leyes que defiendan al patrón que engorda a costa de exprimir al trabajador y que a la vez también defiendan al desgraciado obrero que no llega a fin de mes. Y todos sabemos que eso es imposible y que es un vulgar engaño.
 Entonces que motiva al político burgués  en su actividad política al servicio del Estado burgués, y  si descartamos su inexistente  espirito altruista revolucionario, como lo fue el Che, y tenemos en cuenta que está al servicio de este Estado aunque procura ocultarlo por la cuenta que le tiene, solo nos quedaría la explicación de que son unas personas maravillosamente altruistas y filántropos del  bien común con anhelos de defender a los desvalidos y maltratados por el Sistema, que su actividad política es por el “bien común” de la sociedad. Y esto último, que no es cierto lo sabe hasta el votante más ignorante en las cosas de la política, pero optan por la mas fácil la obtención, o inexplicablemente seguir votando a su favorito, es como aquel forofo de un equipo de futbol que le será siempre fiel aunque pierda 
  La burguesía con su modelo interclasista de democracia electoralista pretende hacernos creer que es el modelo ideal de hacer política, porque nos cuentan que los políticos se mueven  por el aliciente de  impulsos altruistas de “buena voluntad”, sin más premio que la satisfacción de “hacer el bien a la sociedad”. Pretenden hacernos creer que el político burgués  es una especie rara,  como un samaritano movido por impulsos escatológicos.  Nunca nos hablan de intereses materiales ni de dineros en B ni cuentas en paraísos fiscales, ni de sus puertas giratorias ni de sobres  ni comisiones, ni de  su intima amistad con banqueros, oligarcas etc.etc. Todos sabemos que los políticos burgueses no se interesan ni se relacionan con los barrios proletarios, donde abundan los parados, los desahuciados la miseria y el abandono….donde no hay mucho capital que rascar.
  ¿ Porque será que estos políticos no han descubierto aunque existen dos sociedades enormemente diferenciadas, una clase donde el capital abunda y desborda a caudales y es fácil hacerse con él cuando se andar a su sombra, y por el otro lado una clase  donde existe miseria ,pobreza ,dolor humano y enormes carencia  de capital . Por este último sector no veréis merodear a los políticos burgueses y si lo hace será en campaña electoral. Porque jamás nos hablan, fuera de campana claro, de las clases sociales y de sus luchas, del motor de la historia que mueve el mundo, de los poderosos capitales en manos de las oligarquías frías e inhumanas y de las fuerza del trabajo que carga con el mayor esfuerzo y sacrificio para el desarrollo de la propia sociedad. No, no lo harán porque no cobran para eso sino para todo lo contrario, para el engaño remunerado.